•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El haber sido militante del Frente Sandinista y guerrillero, no fueron motivos suficientes para que Carlos Silva Grijalva evitara que su hijo, Carlos Silva Rodríguez, se convirtiera en un preso político más. Carlos aseguró que tiene 20 días sin que las autoridades le informen sobre el joven.

“Fui del Batallón 372 de la Juventud Sandinista, exguerrillero, estuve en el comando de El Castillo y ahora me siento avergonzado de haber creído en este Gobierno, porque no sabíamos que estábamos mandando a nuestros hijos al infierno”, dijo Carlos Silva Grijalva.

Agregó que en las filas del Frente Sandinista tenía por apodo El Pipe y destacó que hay un gran desencanto con la actitud del Gobierno, en especial porque a la juventud la están encarcelando y es inhumano lo que están haciendo con los reos políticos en El Chipote.

“Mi hijo no es un asesino ni violador. Nunca ha tomado un arma y su única arma es un lápiz, porque estudió Administración de Empresas”, expresó Silva.

Sin embargo, la Policía lo está acusando de terrorismo por haber participado en el derribamiento de “árboles de la vida”.

Detención ilegal 

Pablo Cuevas, abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), señaló que el joven tiene 20 días de estar preso sin que se le haya acusado formalmente, por lo tanto, está ilegalmente detenido, irrespetándole los derechos ciudadanos y humanos.

Según sus familiares, el joven Carlos Silva Rodríguez fue detenido en el parque Luis Alfonso Velásquez por decir “cuando ganemos le cambiaremos el nombre al parque”. 

María Auxiliadora Rodríguez Silva, madre de Carlos, dijo que la detención de su hijo ocurrió el 25 de agosto en el parque Luis Alfonso Velásquez, después que jugaron con el equipo de la Alcaldía de Managua y a él se le ocurriera decir sobre el cambio de nombre del parque, los vigilantes informaron de inmediato a la Policía.