•  |
  •  |
  • END

Las nueve feministas que están siendo investigadas por el Ministerio Público por ser supuestas partícipes de los delitos contra la administración de justicia, asociación e instigación para delinquir, y de apología del delito de aborto relacionado con el caso “Rosita”, se presentaron ayer a esa institución para saber de su caso y ni siquiera las atendieron.

“La fiscal adjunta hoy se negó rotundamente a recibirnos, sin dar explicaciones; es evidente que está parcializada”, declaró Martha Munguía, una de las investigadas.

Estas mujeres fueron denunciadas en octubre de 2007 por el secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos, Roberto Petray, y desde febrero de este año se han movilizado para que de una vez les digan si las van a acusar o van archivar la causa por falta de mérito, pero aún no han tenido respuesta.

Ahora que ya no las quieren ni recibir en el despacho de la Fiscalía ellas solicitarán cambio de fiscal. “Solicitamos verbalmente que se nos cambie de fiscal, ya que parece que hay problema con la fiscal adjunta Ana Julia Guido, y que no hay actitud positiva de su parte, y que el caso lo lleve el fiscal general Julio Centeno”, expresaron en coro las investigadas.

Para la próxima semana las mujeres introducirán un escrito a Fiscalía solicitando formalmente el cambio de fiscal.

En declaraciones pasadas a medios de comunicación, la fiscal general adjunta, Ana Julia Guido, dijo que la investigación sigue abierta y que esa institución lleva miles de casos. Además, recordó que Fiscalía a quien tiene que dar respuesta es a la víctima, y en el caso de las mujeres ellas son las denunciadas.