Máximo Rugama
  •  |
  •  |
  • END

SAN NICOLÁS, ESTELÍ

Un endemoniado hombre, sin mediar palabras, ultimó de varios balazos a su tía y a otro pariente (se asegura también que era su tío) con quienes tenía problemas de propiedad.

Las personas fallecidas fueron identificadas por las autoridades policiales como Jerónima Martínez Vallecillo, de unos 55 años, y Marcelino Blandón Martínez, de 45.

Ambos eran originarios de la comunidad de Guingajapa, ubicada a unos pocos kilómetros de la zona urbana del municipio esteliano de San Nicolás, distante 165 kilómetros al norte de Managua.

El asesino fue identificado como Juan José Rivera Martínez, quien de acuerdo con versiones de los pobladores de la comunidad Guingajapa, era supuestamente facilitador judicial.

El jefe de la delegación policial en el departamento de Estelí, comisionado mayor Otilio Duarte Herrera, dijo que todavía anoche el criminal no había sido capturado, por lo que las fuerzas del orden y de la seguridad pública, junto con fuerzas del Ejército de Nicaragua, organizaron un operativo especial para detenerlo y ponerlo a la orden de las autoridades del Ministerio Público, y que luego responda por las dos muertes ante el juez competente.

El criminal, de acuerdo con pobladores de la zona, después de cometer el doble crimen llegó a la comunidad de Guingajapa, de donde también es originario, y armó otra balacera porque aparentemente andaba borracho.

Los dos muertos iban en un autobús que cubre la ruta de la ciudad de Estelí hacia el municipio de San Nicolás, que iba cargado con pasajeros, los cuales vivieron momentos de terror al observar impotentes cuando el criminal desenfundó una pistola nueve milímetros, según las autoridades policiales, y disparó contra sus parientes sin que le importara la vida de las demás personas.

De acuerdo con lo señalado por el comisionado mayor Duarte Herrera, la señora Bertha Lidia Ruiz Morán, de 46 años, esposa del asesino, dijo a la Policía que todos tenían problemas de propiedad y que también les unía el parentesco, ya que los muertos eran tíos del criminal.