elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

La Iglesia católica debería permitir a los sacerdotes escoger entre casarse o vivir en celibato para no someterlos a la difícil disyuntiva de retirarse, como le ocurre en Miami al padre Alberto Cutié, que admitió que tiene una novia, opinó hoy Juan Bautista Arríen, ex sacerdote jesuita. "Lo ideal sería que hubiese la opción de celibato con todas sus consecuencias y sacerdotes casados con toda la responsabilidad" que eso conlleva, expresó Arríen.

"Defiendo al celibato en cuanto a que debe ser una opción personal, libre", insistió Arríen sobre la polémica generada por el padre Alberto Cutié, quien confesó estar enamorado de la mujer con la fue descubierto por un paparazzo besándose en una playa de Miami Beach y declaró que le gustaría formar una familia. "Es un momento sumamente complicado, difícil y duro que hay que enfrentarlo con toda naturalidad", recomendó Arríen, quien afirmó que Cutié "ha hecho un bien extraordinario" a la gente y debe sentirse "satisfecho y contento" de su trabajo eclesiástico.

Arríen, actual representante de la Unesco en Nicaragua, se retiró del sacerdocio en 1979 tras 17 años de servicio. Vive en Nicaragua desde hace 50 años, donde contrajo matrimonio y es reconocido por sus contribuciones a la educación y por sus libros. Expresó que la castidad puede llevar a los religiosos católicos en algún momento de su vida a "cierto vacío, cierta necesidad de comprensión, de afecto" que desencadena una "serie de sentimientos que van poco a poco socavando" su espíritu.

"La gente cree" que el celibato se rompe cuando un padre se "enamora y que la razón es una mujer", pero no es así, sostuvo Arríen, quien afirmó que muchos curas que abandonan la Iglesia se sienten a veces "sin rumbo".

Celam "dolido" por escándalos
De su lado, el Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam) se declaró hoy "preocupado" y "dolido" por los escándalos en los que se han visto involucrados sacerdotes por faltas al celibato, pero el tema no será objeto de discusión de la XXXII asamblea que se celebra en Managua. "Nos duele lo que está pasando (...) nos preocupa, no somos ciegos a la situación que ha vivido el mundo a nivel sacerdotal, pero el celibato es un carisma, un don que Dios da" y un compromiso formulado desde la propia conciencia del sacerdote, declaró a la prensa el portavoz del Celam, monseñor Héctor Gutiérrez.

El jerarca católico asiste a la XXXII asamblea del Celam que congrega a 60 obispos de las 22 diócesis del continente, quienes desde hoy hasta el próximo viernes analizarán la labor pastoral y evangelizadora de la Iglesia en la sede del seminario de Fátima, al suroeste de Managua.

El encuentro del Celam se produce en momentos en que la Iglesia católica latinoamericana ha sido estremecida por el escándalo de paternidad del ex obispo y presidente de Paraguay Fernando Lugo, quien habría faltado a sus votos antes de recibir la licencia del Vaticano para incursionar en la política.

Estos Casos, incluido el del padre Cutié, "no se van a considerar, pero sí están en la mente de todos los obispos", porque es una situación que preocupa y hace mal a la Iglesia, añadió Gutiérrez. En la reunión de Managua el tema del celibato tendrá "alguna mención especial" pero la convocatoria tiene puntos especiales que ya están preestablecidos en la agenda, añadió.