•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Marcos Carmona, secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), denunció este martes ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, lo que este organismo considera los "crímenes de los que ha sido víctima el pueblo de Nicaragua por parte del Gobierno que preside Daniel Ortega desde el 18 de abril".

El Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas sesionó este martes en Ginebra, Suiza, para abordar, entre otros temas, la crisis sociopolítica de Nicaragua.

“Hemos expuesto toda la represión, la cantidad de muertos, personas torturadas y detenidas que hay en el país. Hemos expuesto la situación de asedio que viven los hombres y mujeres de prensa, obispos sacerdotes, promotores de derechos humanos que el Gobierno ha venido reprimiendo”, explicó Carmona en un video desde Ginebra publicado por la CPDH.

Según Carmona, como organismo de derechos humanos, “no podemos ser cómplices de tantos abusos y atropellos que se dan en el Gobierno de Nicaragua”.

No obstante, en la sesión de este martes también participó Adolfo Jarquín Ortel, subprocurador de derechos humanos, en representación del estado de Nicaragua y miembro de la Comisión de la Verdad, negó lo expuesto por el representante de la CPDH.

Carmona detalló que el subprocurador negó la responsabilidad del Gobierno de Daniel Ortega en la represión y violaciones a los derechos humanos registradas desde abril.

“Escuchamos las declaraciones del subprocurador Jarquín Ortel que muestra otra realidad. Dijo que en Nicaragua no hay violaciones de derechos humanos, que no hay presos políticos, que no hay torturados. Señala que todos estos actos son vandálicos y producto de una campaña en contra del Gobierno”, detalló Carmona.

Las declaraciones de Adolfo Jarquín Ortel, en su calidad de subprocurador de derechos humanos, incluso contradicen el último informe de la Comisión de la Verdad, de la que es parte, que reconoce la represión a las protestas y la existencia de al menos 222 muertos.

Carmona lamentó la posición del subprocurador Adolfo Jarquín Ortel ante el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, “porque esa no es la realidad que vive el pueblo de Nicaragua”.

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual.

Nicaragua vive una crisis sociopolítica que ha dejado entre 322 y 481 muertos desde el estallido social de abril, según datos de diferentes organizaciones humanitarias, mientras el Gobierno cifra en 198 los fallecidos.

El presidente Ortega ha negado cualquier responsabilidad y se ha declarado víctima de un "golpe de Estado".