•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Secuestro simple, terrorismo, lesiones sicológicas leves, portación ilegal de armas y entorpecimiento de servicios públicos, son los delitos que el Ministerio Público le imputa a la estudiante de Medicina y miembro de la Alianza Cívica, Amaya Eva Coppens, de 23 años.

Coppens, quien tiene también ciudadanía belga, fue capturada el pasado 10 de septiembre en la ciudad de León, y este martes fue acusada en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital junto al también universitario Sergio Midence Delgadillo, de 28 años.

 Consejo de DD. HH. de la ONU conoce sobre crisis

Según la Fiscalía, Coppens y Midence, entre el 20 de abril y el 8 de junio lideraron un tranque en la salida León–Managua que fue desmontado por antimotines y encapuchados armados durante la llamada operación limpieza.

A los universitarios los señalan de haber reclutado a por lo menos 200 jóvenes, para atrincherarse sobre la principal vía de acceso a León, y los vinculan con el secuestro del policía Noel Centeno Téllez, quien habría sufrido golpes a manos de los manifestantes, se lee en la acusación presentada este martes por la Fiscalía.

“Los acusados, al instalar el tranque que mantuvieron durante varios meses, causaron miedo, pánico e intimidación en la población, con el propósito de alterar gravemente el orden público y el orden constitucional”, argumenta la Fiscalía en su acusación.

 ​​SICA intenta destrabar el diálogo

Otras personas presentadas como víctimas de lesiones y secuestro a manos de protestantes que permanecían en el tranque supuestamente liderado por Coppens y Midence, habrían sido Luis Andrés López (23 de mayo) y José Vanegas y José León Suárez (3 de junio), expresa la acusación que fue aceptada por el juez suplente Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Félix Salmerón.

Al final de la audiencia, el juez Salmerón dictó prisión preventiva para los dos acusados y ordenó la detención de otros cinco leoneses: Franklin Morales García, de 23 años; Keyling Martínez Pérez, de 22; Byron Romero Sánchez, de 19; Reyna Silva Varela, de 34; y María Mercedes Chavarría, de 50.

La audiencia inicial para Amaya Coppens y Sergio Midence Delgadillo fue programada para el próximo 3 de octubre.

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) asumió la defensa de los jóvenes que, según sus familias y organismos de derechos humanos, son criminalizados por ejercer su derecho a protestar.

Chontaleños

En los juzgados capitalinos también fueron acusados este martes Francisco Antonio Sequeira y Lenín Salablanca Escobar, acusados de levantar un tranque en el kilómetro 139 de la carretera Juigalpa-El Rama.

La Fiscalía asegura que Sequeira, Salablanca y otros ocho acusados, para quienes este martes fueron giradas órdenes de captura, junto con un grupo de desconocidos utilizaron el tranque para cometer “asedio, robos y secuestros”.

 ​Madres de Abril anuncian nueva manifestación contra el gobierno de Nicaragua

A los jóvenes chontaleños la Fiscalía les atribuye el secuestro simple de cinco oficiales del Sistema Penitenciario Nacional y el saqueo de los tanques de combustibles de la gasolinera y tienda de la empresa Petronic de la ciudad de Juigalpa.

Sequeira, de 33 años, y Salablanca, de 35, quedaron bajo prisión preventiva y se les programó audiencia inicial para el próximo 9 de octubre.

Reclaman libertad de jóvenes

Previo a la audiencia preliminar donde la Fiscalía acusó a Amaya Eva Coopens y Sergio Midence Delgadillo, diferentes movimientos sociales realizaron un plantón en la entrada al Complejo Judicial Central Managua, para demandar la liberación de los más de 300 presos políticos, de los cuales 136 tienen procesos judiciales por terrorismo y otros delitos.
Los manifestantes se pronunciaron pese a que la Policía Nacional desplegó un dispositivo de agentes antidisturbios.

 ​Cinco meses después, 136 son acusados de terrorismo

"Hoy exigimos justicia para ellos y que no sean condenados por un delito que no han cometido, porque protestar es un derecho", indicaron los manifestantes, en una declaración pública.

Francisco Antonio Sequeira y Lenín Salablanca Escobar.

En el plantón, los autoconvocados gritaron consignas como: "¡Protestar es un derecho, reprimir es un delito!", "¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!", "¡Protestar es un derecho, secuestrar es un delito!".