•  |
  •  |
  • END

El director del Departamento de Comunicación del Consejo Episcopal Latinoamericano, Celam, padre Héctor Gutiérrez, admitió ayer que en la agenda de la reunión está previsto analizar la relación de la Iglesia con los gobiernos, y explicó que esa relación debe ser de respeto, sin embargo aclaró que “eso no quiere decir que sea un respeto pasivo, porque no somos mudos”.

Además, se refirió a las acusaciones contra algunos líderes de la Iglesia Católica de Nicaragua, y expresó que a todos los sacerdotes les duele cuando su institución cristiana es atacada y acusada de corrupción.

Aunque el padre Héctor Gutiérrez explicó que el Celam no se inmiscuye “en ningún actuar de ninguna conferencia ni ningún gobierno”, porque respetan y saben que “a Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César”, expresó que eso no quiere decir que les deje de preocupar lo que está pasando en cada país.

La carta Núñez

“Sí nos preocupa, claro que nos preocupa, pero no hacemos juicios. La Iglesia es el cuerpo místico de Cristo, y si a uno le duele el dedo meñique a todos nos duele el alma, nos duele el corazón”, dijo el padre Gutiérrez, cuando se le preguntó su opinión sobre la controversial carta, supuestamente elaborada por el asesor presidencial Orlando Núñez, donde se acusa de corrupción a algunos líderes de la Iglesia Católica nicaragüense.

Sobre el mismo tema, el sacerdote manifestó que la Iglesia está dispuesta a colocarse al lado de quien sea para salvar esa dificultad, “se encuentre la paz, se busque la verdad y se clarifique para bien de todos”.

Agregó que la Iglesia Católica siempre ha sido mediadora, no negociadora. “De manera tal que en el momento en que las partes se pongan de acuerdo, deben, si les parece conveniente, presentar una propuesta ante las directivas del Celam”, dijo.

Sin embargo, aclaró, “nunca lo haremos con mutuo propio, siempre buscamos el que las partes se pongan de acuerdo”.

“No somos testigos mudos”

El padre Gutiérrez, originario de Colombia, dijo que la relación que debe existir entre el Gobierno y la Iglesia Católica siempre debe ser de respeto, “pero éste no debe ser pasivo, porque siempre se debe estar en la búsqueda del progreso del hombre y la mujer”.

“Nosotros no somos testigos mudos, somos testigos eficientes”, dijo el prelado y enunció: “Hasta dónde llegan mis derechos, hasta dónde empiezan las obligaciones del otro”.

Lo que realmente no está en agenda, según las declaraciones de los obispos, es la controversia de los sacerdotes como el padre Alberto Cutié, a quien se le descubrió una relación amorosa con una mujer. Tampoco quisieron comentar ampliamente el caso del ex obispo, hoy presidente de Paraguay, Fernando Lugo, quien engendró hijos durante su misión sacerdotal.

60 obispos de toda Latinoamérica están reunidos en Nicaragua con motivo de la XXXII Asamblea del Celam, que se realiza cada dos años. La última vez que se celebró fue en Cuba, en 2007, dónde también se planificó que en 2009 se realizaría en Nicaragua.

Misa inaugural

Los 60 religiosos, vestidos con sotanas blancas, celebraron ayer una misa a la hora del Ángelus, en la Catedral de Managua, en el primer día de la XXXII Asamblea del Celam.

Al terminar la celebración eucarística, el Arzobispo de Managua y Presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Leopoldo Brenes, dijo que en la reunión han compartido varias inquietudes y también han hablado de las situaciones que vive la Iglesia, tanto a nivel pastoral como social.

Aclara comunicación con Murillo

Al prelado se le preguntó su opinión en relación con las declaraciones del presidente Daniel Ortega, quien aseguró el lunes que las relaciones con la Iglesia están en el plano de la normalidad. Por su parte, monseñor Brenes contestó a los medios de comunicación, que no son relaciones de guiñarse los pelos, pero sí son de cortesía y espera que cada día se intensifiquen.

Brenes confirmó que últimamente ha tenido comunicación con la primera dama Rosario Murillo, tal como lo dijo el Presidente, pero aclaró que fue una comunicación en vista de una solicitud de visa, para que los obispos que venían a la reunión del Celam no tuvieran problema con el ingreso al país.

Monseñor también expresó que la vez que platicó con la primera dama, ella dijo que el presidente está dispuesto a un diálogo cuando el tiempo lo permita.

“No al fraude electoral”

Un feligrés a la salida de la catedral se encontraba “posteando” la entrada del templo católico con una pancarta donde se leía: “No al fraude electoral, no a los ataques a la Iglesia”.

Monseñor Brenes dijo al respecto que ellos en su momento habían expuesto sus inquietudes sobre las anomalías que se vieron en las elecciones municipales del nueve de noviembre pasado.