• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Marcos Carmona, director de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), denunció la mañana de este viernes ante la Red Internacional de Derechos Humanos (RIDH), de la Organización de las Naciones Unidas, la criminalización de protestas en Nicaragua.

Carmona dijo que desde el pasado 18 de abril que iniciaron las protestas en contra del gobierno de Nicaragua, la CPDH registra 311 muertos, alrededor de 3 mil heridos y aproximadamente 1,500 detenciones ilegales.

Lea: Profesor de Ticuantepe es presentado como “terrorista”

“La represión no termina con los más de 300 muertos, tenemos alrededor de 3 mil personas que han sido heridas, en el contexto de todo este proceso se han dado alrededor de 1,500 detenciones ilegales, en este momento hay más de 600 personas presas, 230 están en procesos penales y 373 se desconoce su situación legal”, dijo Carmona ante representantes de la ONU.

Carmona denunció también el asedio a periodistas, sacerdotes, médicos y promotores de Derechos Humanos. Según el director de la CPDH, cuatro promotores de este organismo fueron detenidos y sentenciados a 10 años y tres meses de prisión “solo por defender los derechos humanos en Nicaragua”.

“La iglesia católica ha sido perseguida, hubo agresión a sacerdotes y obispos con golpes. Alrededor de 300 médicos han sido despedidos por atender heridos en la crisis, por no negar asistencia médica. También hay represión contra los hombres y mujeres de prensa, los periodistas están siendo asediados, amenazados y también han sido agredidos”, aseguró el director de la CPDH.

De interés: ONU: Diálogo y tolerancia para Nicaragua

Marcos Carmona expresó que la CPDH ha recibido denuncias formales de quienes han estado detenidos y reportan haber sido víctimas de torturas, también recibieron denuncias de ejecuciones extrajudiciales.

“Sin temor a equivocarnos podemos decir que el 90 % de estas personas que han sido detenidas, han sido torturadas, abusados sexualmente, han sufrido desprendimiento de las uñas, choques eléctricos, técnicas de ahogamiento. Tenemos denuncias de policías y parapolicías que han matado nicaragüenses a sangre fría”, concluyó Carmona.

Previo a la intervención de Marcos Carmona, el director de la Red Internacional de derechos Humanos (RIDH), Ramón Muñoz, dijo que no se puede pensar razonablemente que el Consejo de Derechos Humanos sea el único órgano que de manera oficial se mantenga al margen de la crisis de derechos humanos en Nicaragua.

Además: Hurgan el celular de Elsa Valle, sin hallar pruebas

“La violación de derechos humanos en Nicaragua, en mi opinión y de muchas organizaciones, es un caso que tiene que asumir el Consejo de Derechos Humanos. El Consejo debe actuar rápido porque esta crisis puede desaparecer del radar fácilmente con la explosión de otra crisis en cualquier parte de Latinoamérica”, expresó Muñoz.

El director de la RIDH explicó que el Consejo de Derechos Humanos tiene un mandato para prevenir las violaciones de derechos humanos, y para reaccionar frente a las crisis graves.

“Es dentro del marco de ese mandato que estamos pidiéndole a organizaciones y a las misiones diplomáticas que asuman este tema de la crisis de derechos humanos en Nicaragua”, acotó Ramón Muñoz.