• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

En los últimos años, los escenarios de riesgos por inundaciones han crecido, afirmó Denis Meléndez, director de la Mesa Nacional de Gestión del Riesgo (MNSG), quien precisó que los dos factores que han influido en esto son la destrucción de los bosques y la poca capacidad para identificar zonas susceptibles.

A criterio de Meléndez “se debe examinar a detalle cada ciudad para determinar los riesgos”.

Los mayores niveles de riesgo por inundaciones se encuentran en 700 comunidades con una población de casi 300,000 personas, según el mapa interactivo de “Vulnerabilidades y Susceptibilidad ante Inundaciones”, disponible en la página web del Sistema Nacional para Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred).

Meléndez considera que el Gobierno debe revisar esta herramienta que publicó a principio de este año, debido a que llama la atención que Managua no esté clasificada como una zona vulnerable, a pesar de que en la temporada lluviosa se producen inundaciones en la parte baja de Managua, zona que generalmente resulta afectada con fuertes lluvias.

“El mapa se tiene que ir ajustando. No hay mapas perfectos, pero hay que revisarlo”, aseguró Meléndez.

Alta vulnerabilidad

El Gobierno ha trabajado para disminuir la vulnerabilidad ante fenómenos climáticos, sin embargo, hace falta que se revisen las herramientas que ha construido con este fin, afirmó Meléndez.

El mapa menciona que “la fragilidad constructiva, proximidad a la rivera de ríos y cauces naturales o urbanos, ubicación en zonas costeras bajas y sobre todo aspectos culturales, hacen que estas poblaciones sean altamente vulnerables a estos eventos”.

El aumento de los escenarios de riesgo aunque parezca algo de apreciación subjetiva porque no hay estadísticas, es algo real que se ve en las familias pobres que se asientan a orillas de cauces, ríos o lagos, explicó el experto.

Aseguró que cada año deben identificarse zonas de susceptibilidad ante inundaciones para evitar que se formen más escenarios de riesgo.

Como ejemplo de esto, mencionó a Managua, donde la urbanización sin control en la parte alta está provocando problemas en la parte baja.

“Al destruirse la parte sur, que es elevada, convertimos las zonas bajas en sitios de inseguridad ante inundaciones”, mencionó Meléndez.

Para el experto, la deforestación, el otro factor de crecimiento de escenarios de riesgo, puede aumentar las posibilidades de deslaves, principalmente en zonas montañosas.

La tasa de deforestación en el país, del período de 2011 a 2016, es del 6%. En esos cinco años se perdieron alrededor de 1 millón de hectáreas de bosques, según el Centro Humboldt.

“La lluvia no es la culpable de nuestros males. Nosotros construimos escenarios de riesgo”, afirmó Meléndez.

Principales zonas de riesgo

De acuerdo con el mapa de Sinapred, el municipio de Laguna de Perlas, en el Caribe Sur, es el lugar más vulnerable ante inundaciones. Al menos 20,827 personas en 40 comunidades están en un 100% de riesgo alto de inundación.

Waspam, municipio del Caribe Norte, también es un lugar muy vulnerable. Alrededor de 40,560 personas, de más de 60,000 que habitan en la zona, están en riesgo alto de inundación.

En el Pacífico, el municipio de Cárdenas, en Rivas, es el más vulnerable, debido a que 3,855 personas de 7,500 habitantes, viven en alto riesgo de inundación.