• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Más de un centenar de estudiantes han sido expulsados de las universidades públicas “por motivos políticos”, afirmó el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Al menos 96 son estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) y 48 de la UNAN- León.

Braulio Abarca, abogado del Cenidh, afirmó que la mayoría de estudiantes pertenecen a las carreras de Medicina, Ingeniería, Comunicación, Filosofía, entre otras.

Precisó que de ese centenar de expulsados, solo 12 han puesto denuncia en el Cenidh.

El pasado viernes, 13 universitarios se unieron a esta lista, ya que la UNAN-León los expulsó por haber participado en las protestas contra el Gobierno. Diurbel Altamirano, de 20 años, estudiante de IV año de la carrera de Ingeniera de Alimentos, es uno de los expulsados.

Altamirano explicó que recibió una citación de la decanatura por faltas leves, porque supuestamente había agredido sicológicamente con mensajes de texto, vía celular, a tres compañeras de clase, que además son dirigentes del Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN), afín al gobierno.

Abarca aseguró que este acto violenta el derecho a la educación de los jóvenes. “Para la expulsión se debe hacer un proceso específico por cada alumno, según como lo establece la Ley de la Autonomía Universitaria”, indicó el abogado.

“No puede ser que por el hecho de participar en manifestaciones puedan expulsar a un estudiante”, recalcó.

Abarca considera que puede haber un registro de estudiantes expulsados, tanto en universidades públicas como privadas.

“Tenemos conocimiento de que una universidad de la capital, que le pertenece a diputados, han tomado estas medidas”, comentó.

Por redes sociales

Una estudiante de Periodismo que prefirió el anonimato, reveló que fue expulsada de una universidad privada de Managua solo por haber publicado en su Facebook un comentario crítico hacia esta casa de estudio y su postura ante la crisis.

La universitaria relató que ella está a favor de las marchas y la demanda de justicia por las personas que murieron durante las protestas. Pero, algunas de sus publicaciones fueron monitoreadas por las autoridades de la universidad.

Afirmó que el principal hecho que provocó que la expulsaran fue haber publicado un video en el que se ve al rector de la universidad agrediendo a uno de sus alumnos por razones políticas.

“Las autoridades me citaron y me dijeron que no podía seguir en la universidad por decir mentiras. Entonces pedí que me devolvieran el dinero que pagué por el semestre, pero me dijeron que no podían hacerlo porque estaban mal económicamente”, aseguró la estudiante.