•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente Daniel Ortega culpó este sábado a los grandes empresarios del país de destruir la economía de Nicaragua, asegurando que están jugando al “terrorismo económico”.

Lea: Discurso de Daniel Ortega en acto de los sandinistas

“Ellos provocaron la destrucción de la economía del país e insisten en querer acabar con la economía cada vez que llaman a paro y salen con el cuento, algunos de estos dueños de grandes empresas, que se tienen que ir al paro porque están amenazando que les van a quemar el negocio. Pues, la próxima vez que llamen a paro vamos a mandar a la Policía para que mantengan las puertas abiertas y que eso les dé la seguridad que nadie les va quemar el negocio”, dijo Ortega en un acto con sus simpatizantes.

Declaró que los negocios “no pueden seguir cerrando, el pueblo demanda servicio y si están con esos negocios que les han dado grandes ganancias, queriendo jugar al terrorismo económico, entonces les vamos a ayudar a mantener abiertos los negocios”.

“Ahora salen los que financiaron la muerte, los que han provocado paros, quieren paralizar el país. En lugar de llamar a trabajar, llaman a no trabajar para paralizar el país. Se ponen a hacer números y dicen que la economía va en caída. Pero es por culpa de ellos”, expresó Ortega.  

El presidente dijo que “jugar con la economía es jugar con fuego y eso tiene su límite; ojalá reflexionen, porque no podemos caer en ese jueguito. Si algún sandinista les dice que les va quemar el negocio si cierran, eso no les va a gustar, iríamos hacia atrás”.

“Los empresarios están obligados a ser constructores y no destructores de la economía nacional”, agregó el mandatario.

Ortega llamó a los pequeños productores a seguir trabajando para reactivar la economía del país.

“Nicaragua no puede estar esperando a que los ricos, que los grandes capitales sean los que reactiven la economía. La economía popular la están reactivando las familias, los campesinos y comerciantes”, manifestó.

Descarta diálogo 

Durante su discurso, Daniel Ortega culpó a la oposición por las muertes y agresiones a simpatizantes sandinistas. Aseguró que como gobierno “seguiremos erradicando de raíz, hasta que desaparezcan esas actitudes del comportamiento político en la vida de los nicaragüenses”.

“Nosotros tenemos paciencia, pero que no nos sigan provocando. No podemos permitir que se sigan cometiendo este tipo de crímenes, secuestrando y asesinando a compañeros solo porque andan con un carné del Frente Sandinista”, advirtió el mandatario. 

Ortega descartó una vez más retomar el diálogo nacional con la Alianza Cívica, e insistió en su modelo de diálogo “entre familia”.

“Lo importante es que se siga avanzando en este diálogo de familia a familia, en la comarca, en el barrio, en la comunidad y que acompañemos este diálogo, como lo venimos haciendo ya, con un gran impulso en la economía popular”, expresó.

Minimiza sanciones

Ortega minimizó las posibles sanciones de Estados Unidos al Gobierno de Nicaragua, por las violaciones de derechos humanos y señalamientos de corrupción.

“Dicen que le van a aplicar a Nicaragua la Nica Act. Desde cuándo no vienen diciendo eso. Y si la aplican qué”, desafió.

Descarta elecciones anticipadas 

Ortega también descartó el adelanto de elecciones y dijo que quienes quieran competir por la Presidencia deben esperar hasta el 2021.

“Las elecciones son en noviembre de 2021, así como a nosotros nos tocó esperar 18 años para ganar las elecciones, que ellos esperen”, concluyó.