• Nueva York, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La semana de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas inicia este lunes 24 de septiembre y aparentemente el tema de Nicaragua estará entre los más importantes de continente americano, sobre todo si asiste el presidente Daniel Ortega, como anunció hace días.

Para este año, se espera que en los discursos de los presidentes continúen las referencias al cambio climático, además de temas coyunturales como la guerra en Siria y sus efectos en la migración y los refugiados en otros países, el conflicto iraní, así como drama humanitario de Venezuela y la crisis sociopolítica de Nicaragua.

Los mandatarios aprovechan su espacio para demostrar respaldo a otros países que atraviesan conflictos o han sido afectados por diversos problemas.

Cada uno de los 193 países que integran la ONU tiene la oportunidad de brindar un discurso durante el debate general de mandatarios, que en este ciclo dará inicio el martes 25 de septiembre y se podría extender hasta el lunes 1 de octubre.

“Todo empieza en septiembre con la semana de alto nivel, donde vienen todos los presidentes y líderes del mundo, todos comparten sus visiones para el mundo en esa semana”, explica Brenden Varma, vocero del presidente de la Asamblea General del año pasado, Miroslav Lajcák.

Anuncian protesta

Si el presidente Daniel Ortega decide asistir a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el próximo miércoles, miembros de la comunidad nicaragüense en Estados Unidos han expresado que lo recibirían con un plantón en las afueras de la sede principal del organismo. “Somos alrededor de 50 mil nicaragüenses en los Estados cercanos y hacemos bulla”, dice Norma Castillo, miembro del Comité SOS Nicaragua en Nueva York y Nueva Jersey.

La lista preliminar de oradores, sujeta a cambios de último minuto, indica que Ortega hablaría ante el plenario de la Asamblea General de la ONU el 26 de septiembre alrededor de las 9 de la noche.

“Vamos a estar allí desde las 2 de la tarde”, dice Castillo, asegurando que desde otras ciudades como Washington, Miami o Boston, también llegarán nicaragüenses.

Las calles que rodean el edificio central de la ONU son cerradas por las autoridades por motivos de seguridad, pero cada año se habilita un espacio para manifestantes, que se encuentra exactamente entre la calle 47 y la primera avenida. Desde ese punto es posible ver la entrada de los mandatarios.

Ortega reconoció en una entrevista reciente que ese espacio le brindaría una buena oportunidad para reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, porque el gobierno estadounidense ha sido uno de los más beligerantes en la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la ONU en la denuncia de las violaciones de derechos humanos.

Estados Unidos también ha sancionado a varios funcionarios nicaragüenses con restricciones de viaje y limitación de transacciones financieras en ese país. De hecho, el mismo miércoles están programada la discusión de una ley en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense, la cual incluye posibles sanciones económicas y migratorias a funcionarios, exfuncionarios y asociados del gobierno de Nicaragua.

Los discursos

La Asamblea General de la ONU, inaugurada oficialmente el pasado lunes 17 de septiembre, es el único evento diplomático que reúne a los mandatarios de todo el mundo en su apertura de sesiones.

Según Brenden Varma, cada año se propone un tema sobre el que los mandatarios deben hablar, aunque en la práctica cada líder decide en qué se centrará su discurso.

“Los países tienen sus propios intereses, es su oportunidad de comunicarse con todo el mundo, es su oportunidad para compartir sus preocupaciones y sus visiones”, añade el exvocero Varma.

El año pasado hubo muchas referencias al cambio climático, al desarrollo sostenible y la preocupación por el aumento del terrorismo en el mundo, aseguró.

Cada país tiene asignados 15 minutos para su discurso, que puede ser pronunciado por el presidente, el jefe de Gobierno, el vicepresidente, el canciller o cualquier otro funcionario del Gobierno.

En el caso de Nicaragua, durante los últimos 11 años, han hablado ante este organismo el mismo Ortega, en 2007, y posteriormente el excanciller Samuel Santos, el ex vicepresidente Omar Halleslevens y el año pasado la exrepresentante de Nicaragua ante la ONU, María Rubiales.

El año pasado, según Varma, el discurso más largo fue el de Palestina, que duró 43 minutos. El segundo más largo fue el de Donald Trump, con 41 minutos. En cambio, el más corto fue el del Jefe de Estado de Lituania, quien habló solamente por 5 minutos.

Reuniones bilaterales

Otra parte sustancial de la semana de alto nivel en Nueva York son las reuniones bilaterales que se realizan en la ONU.

“Hay tantos líderes del mundo acá en este edificio, que es una gran oportunidad para que ellos puedan tener reuniones bilaterales”, manifiesta Varma.

Aunque las reuniones son decisión de cada gobierno, generalmente se reúnen mandatarios con otros líderes, con el Secretario General de la ONU, con el presidente de la Asamblea General o con otras misiones con presencia en la ONU. Hasta el momento no se ha hecho pública la lista oficial de reuniones bilaterales que se sostendrán la próxima semana.

Además, hay eventos paralelos que son organizados por oenegés, instituciones privadas y académicas o por las mismas misiones diplomáticas, a las cuales son invitados los líderes de diversos países.

Presidentes confirmados

El primer orador en el debate de la Asamblea General de la ONU este próximo martes será el presidente de Brasil, Michael Temer. Posteriormente hablará ante el plenario el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Para el primer día también están preliminarmente confirmados los presidentes latinoamericanos de Ecuador, México, Costa Rica, Perú, Guatemala, Paraguay, Argentina y República Dominicana.

El miércoles 26 hablarían los presidentes de Panamá, Colombia, Uruguay, Cuba, Chile, Honduras, El Salvador, Bolivia y Nicaragua. El jueves daría su discurso el presidente de Venezuela.

Sin embargo, esta lista podría cambiar en el último minuto.

El debate

Aunque el debate general es la parte más visible del trabajo de la Asamblea General, esta no se limita a la semana de alto nivel, sino que sesiona durante todo el año.

“La Asamblea General es la parte más democrática de la ONU, todos los Estados miembros tienen un asiento y un voto”, explica Brenden Varma.

Para cada año de sesiones, la Asamblea General escoge un presidente. Este 73º período tiene como presidenta a la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, quien es la primera mujer latinoamericana en ser elegida para esa posición en la historia de la ONU.

Espinosa, quien fue ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador y la primera embajadora de Ecuador ante la ONU, escogió como tema de su trabajo para este año “Construir unas Naciones Unidas que sean relevantes para todas las personas”.

Seis comités trabajan entre septiembre y diciembre para emitir resoluciones que son aprobadas por dos tercios de los países miembros de la ONU.

“El plenario de la Asamblea General decide si van a adoptar todas las resoluciones que han adoptado los comités”, agrega el ahora funcionario del Departamento de Información Pública de la ONU.

Estas resoluciones no son políticamente vinculantes, sino recomendaciones sobre algún tema en particular o algún conflicto. Posteriormente, la Asamblea General retoma sesiones desde enero hasta agosto del siguiente año.