• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Peritos del Instituto de Medicina Forense e investigadores de la Policía Nacional indagan sobre las causas de la muerte del esteliano Marlon Alvino Carrasco Blandón, de 32 años, quien expiró en un lugar próximo al campo deportivo del barrio La Chiriza, en la zona suroeste de la ciudad de Estelí.

Luego que fue reportado como fallecido, a primeras horas de la noche del 21 de septiembre, el cuerpo fue llevado a la morgue del Hospital Escuela Regional San Juan de Dios de Estelí, para realizarle exámenes toxicológicos y determinar las causas de su deceso.

Vecinos del lugar que prefirieron el anonimato dijeron que el hombre, que trabajaba en el sector de la albañilería y vivía en el sector conocido como El Paraíso gritó que unos sujetos lo iban siguiendo y golpeando, pero los vecinos no observaron a nadie.

Un ciudadano dijo que sospecha que el ahora fallecido iba bajo los efectos de alguna sustancia que pudo haberla ingerido de forma premeditada o sin su consentimiento.

Distintas versiones

Otras versiones señalan que Carrasco Blandón estaba en su casa cuando supuestamente fue agredido por unos sujetos desconocidos. Milena del Carmen Rizo Blandón, progenitora de Marlon Alvino, señaló que desconoce que su hijo haya tenido enemistades.

Según ella, este 21 de septiembre no había tomado licor y que el ahora fallecido quedó solo en su casa donde vivía.

La señora Rizo Blandón expresó que en horas avanzadas de la tarde se dirigió a un oficio religioso, sin sospechar que su hijo ya estaba muerto.

Marlon Alvino se desplomó en la vía pública, al frente de una casa ubicada en el barrio Miguel Alonso, lugar que está situado en la parte suroeste de la ciudad de Estelí.

Supuestamente la dueña del inmueble, quien prefirió también el anonimato, dijo que escuchó gritos del ahora fallecido solicitando ayuda, pero evitó salir de su casa por temor.

Añadió que luego todo estaba en calma y miró que el hombre estaba en el lugar y le pidió que fuera a buscar a un amigo, cuyo nombre no reveló y cuando regresó de la casa donde vive el amigo de Marlon Alvino, cuya dirección tampoco dijo, ya Carrasco estaba caído en el suelo y con la cara hacia arriba.

Un grupo de socorristas que llegó al lugar, revisó el cuerpo y constató que ya no presentaba signos vitales.

Versiones extraoficiales señalan que la Policía Nacional junto a expertos de medicina forense, luego de realizarle el peritaje al cadáver de Marlon Alvino descubren que este no presentaba heridas.

Aparentemente el hombre sí tenía algunos hematomas en la espalda. Lo extraño es que nadie del lugar, donde apareció muerto el hombre, miró a persona alguna que lo agrediera, aunque este gritaba que lo golpeaban desconocidos.