•  |
  •  |
  • END

El titular de la Dirección General de Aduanas, DGA, Eddy Medrano Soto, aseguró que el lote de cigarrillos retenido a Celia Auxiliadora Grijalva y a su sobrino Carlos Dávila Grijalva, ingresó al país de manera legal, y que por lo tanto ya le fue entregado en sus manos, a pesar de que la Policía dice que el producto “no es apto para el consumo humano”, y a que la Fiscalía de la República comienza la investigación.

Medrano confirmó que a los Grijalva, se les entregó el lote de cigarrillos retenido “porque el Minsa lo autorizó”, contradiciendo a la viceministro de Salud, que ayer anunció que han ordenado una investigación del asunto.

“Por esta vez”

La autorización que refiere Medrano es la del 11 de diciembre de 2008, en la que José Enrique Medina López, Director de Salud Ambiental y Epidemiología del Silais Managua, le dirigió en una carta en la que informó que la mercancía retenida “por esta vez” podía ingresar al país, a pesar de que un mes antes había indicado al mismo titular de la DGA, que “no podía ser ingresada ni distribuida dentro del país, por no cumplir la legislación nicaragüense vigente, por no presentar fecha de vencimiento; las leyendas están escritas en inglés y su procedencia es incierta”.

La otra aprobación a la que se refiere el titular de la DGA, es la que emitió en abril pasado Edgardo Pérez, Director de Regulación de Alimentos del Minsa, en una carta al comisionado Javier Obando, jefe de la DIE de la Policía Nacional, en la que le informa: “El Ministerio de Salud no tiene objeción para el ingreso de los cigarrillos a nombre de la Sra. Celia Auxiliadora Grijalva Villanueva”. Esta vez se trataba del ingreso de 1,200 cajas de cigarrillos de las mismas marcas

No hay daño al Estado, asegura
Medrano dijo que la DGA no tiene en su poder información que confirme que Carlos Dávila Grijalva introdujo los cigarrillos por medio de defraudación aduanera, o que haya actuando violentando las leyes nicaragüenses.

Por el segundo cargamento, Celia Auxiliadora Grijalva habría pagado 78 mil dólares, equivalentes de un millón 420 mil 368 córdobas, del pago de Derecho Arancelario de Importación, DAI; del Impuesto Selectivo al Consumo, ISC, y del Impuesto al Valor Agregado, IVA.

Sin embargo, este producto no pagó el 10 por ciento de Impuesto Sobre la Renta (IR), según el Reglamento de la Ley No. 453, Ley de Equidad Fiscal, de junio de 2003, equivalentes a unos 277 mil córdobas. Grijalva, como importadora ocasional, tampoco se preocupará por pagar sus tributos a al Dirección General de Ingresos (DGI), como lo hace la industria formal una vez que comercializa el producto.

“(El producto) no ha entrado de contrabando. Son declaraciones que nos encontramos en la frontera y lo que hacemos nosotros es solicitar la autorización del Minsa para entrar. Si el Minsa lo deja entrar, nosotros no nos podemos detener. Así que no es contrabando”, insistió Medrano una y otra vez. Las investigaciones revelan que el caso le ha provocado al Estado de Nicaragua, pérdidas que superan los 2.8 millones de córdobas.

Minsa abre investigación

Contrario a lo anterior, la viceministra de Salud, Nora Orozco, confirmó ayer que ya están investigando la venta de cigarrillos vencidos en Managua, tras conocer las indagaciones hechas por EL NUEVO DIARIO sobre el tema.

“Se está procediendo a investigar para saber por dónde entraron esos cigarrillos, y se están haciendo todos los procesos investigativos. Se quiere ver si están realmente vencidos, el tipo de cigarrillos y mandarlos al laboratorio… los resultados de todo esto los tendremos dentro de ocho días, entonces los daremos a conocer (a los medios)”, mencionó.

Orozco confirmó que la directora del Silais-Managua, doctora Maritza Cuan, es la que está a cargo por el Ministerio de Salud de la investigación. “Ella está llevando el proceso”, recalcó.

Fiscalía toma el timón

En tanto, las autoridades de la Dirección de Investigaciones Económicas (DIE) remitieron a la Fiscalía el expediente del caso de la introducción de las 2,200 cajas de cigarrillos de marcas chinas.

La vocera de la Policía Nacional, comisionada Vilma Reyes, dijo que el caso está ahora en manos de la Fiscalía, porque las indagaciones policiales ya habían concluido, aunque reconoció que en todo el proceso en el que participaron, nunca se detuvo a nadie.

“Nosotros hicimos lo que en ley nos correspondía y planteamos el caso como Elaboración y Comercialización de Sustancias Nocivas de Uso Restringido, y será la Fiscalía la que al final determinará la manera en que se va a proceder”, dijo Reyes.

Importación “es privada”, dice uno de los investigados

Carlos Dávila Grijalva hizo llegar una carta a la dirección de EL NUEVO DIARIO, en la que afirma que ni él ni su tía, ni el gestor aduanero José Francisco Torres, han violado ninguna norma o ley del país, y señala de “infundadas” las publicaciones que se han hecho con base en la información de las investigaciones que han realizado, tanto la Policía como la Fiscalía.

Carlos Dávila Grijalva reconoce en su carta que este medio llegó hasta su negocio ubicado en el Mercado Oriental, en busca de su versión antes de publicar la información, pero estimó que la manera en que se les solicitó la entrevista y la documentación, no fue la más indicada, por lo que decidieron no acceder a atendernos.

“Si bien existe libertad de prensa, también es cierto que existe nuestro derecho a la privacidad, a la privacidad de mi familia, de nuestros negocios y el derecho a reservarnos a entregar información de nuestras actividades comerciales”, señala en su carta Grijalva.