• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh), expresó su preocupación por los reportes del ataque a la marcha “Somos la voz de los presos políticos” que dejó un muerto y al menos siete personas heridas.

“Este tipo de ataques en contra de las protestas se han observado repetidamente en las últimas semanas: el Gobierno debe asegurar el pleno respeto del derecho a la libertad de reunión pacífica según los estándares y normas internacionales de derechos humanos aplicables”, advirtió el organismo de Naciones Unidas a través de su cuenta en Twitter.

Oacnudh recibió “con preocupación” los reportes sobre una persona muerta y varias heridas en la marcha realizada en Managua. La información recibida indica que la marcha habría sido atacada, incluso con disparos, por policía y elementos armados progubernamentales.

Iglesia: ataque no abona

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua. calificó como “deplorable” el ataque a la marcha antigubernamental y señaló “que no abona a la democracia, a la paz que todo estamos deseando en Nicaragua, las agresiones, la represión como el encarcelamiento, los procesos injusto, no abonan en nada y no se puede gobernar un país con estas actitudes”.

El obispo reiteró que los templos seguirán abiertos para auxiliar a los heridos, tal como ocurrió este domingo, cuando los participantes de las marcha se refugiaron en la parroquia Nuestra Señora de las Américas, en el barrio las América 3.

“La Iglesia seguirá al lado de las víctimas, de quien es reprimido y quien está sufriendo. Nunca se han cerrado los templos para quien está en una situación de persecución”, dijo Báez.

El obispo reiteró que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) no descartará la reanudación del diálogo nacional para encontrar una solución a la crisis, hasta que el gobierno notifique por escrito a los obispos que el diálogo ha caducado.

“No podemos al infinito vivir enfrentados, con los discursos agresivos, las ofensas que hieren, no abonan al futuro de paz; es el momento que todos debemos ir adoptando nuevas actitudes, comenzando por los que tienen mayor responsabilidad de poder en el país”, concluyó.