• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Web

Las cámaras aglutinadas en el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) reiteraron ayer el llamado para encontrar una salida a la crisis sociopolítica del país mediante la reinstalación del Diálogo Nacional.

Mediante un comunicado la cúpula empresarial, agregó que la reinstauración de este diálogo debe continuar siendo mediado por la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

“Resulta prioritario que se reinstale a la mayor brevedad el diálogo con la participación de la Conferencia Episcopal de Nicaragua como mediador y testigo, e incorpore a garantes internacionales para garantizar que sus acuerdos sean cumplidos”, indica el comunicado.

En el documento, surgido en el marco de la conmemoración del día nacional del empresario, las fiestas patrias y los hechos de violencia ocurridos durante el último fin de semana.

El pronunciamiento empresarial indica además que aunque en los últimos años Nicaragua había alcanzado un crecimiento económico sostenido y se habían logrado importantes impactos sociales, estos no estaban siendo acompañados de avances en el ámbito institucional y democrático.

En el texto el COSEP lamentó la represión acontecida el domingo pasado y que dejó como resultado la muerte del adolescente de 16 años, Matt Andrés Romero.

“Nos duele vivir nuevamente las pérdidas de valiosas vidas humanas, por el simple ejercicio de nuestro derechos políticos a la protesta cívica, provocadas por la intolerancia irracional al disenso político”, afirma el comunicado.

Bajo este argumento el COSEP insta al Gobierno a asumir una postura beligerante para encontrar una salida a la crisis sociopolítica que ha cobrado hasta ahora la vida de al menos 322 personas.

“Es necesario que el Gobierno, asuma en forma inmediata las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, y de la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos, entre otras la inmediata liberación de todos los prisioneros políticos; el cese a la represión en sus diversas formas; y el desarme y disolución inmediata de todos los grupos parapoliciales y otros civiles armados”.

Además la cúpula empresarial pide una vez más al Gobierno garantizar el derecho a la movilización, sin asedio policial, ni represión.

“No solo debe haber libertad, garantías y seguridad en las marcha a favor del Gobierno. Iguales derechos y garantías deben tener las marchas no gubernamentales”, señala el texto.

En el documento también se hace mención a una carta enviada por el sector privado el 30 de mayo, al presidente Daniel Ortega, en el cual le externan que la respuesta a la crisis pasa por alcanzar un acuerdo político que “permita adelantar elecciones de una manera ordenada, transparente, debidamente observadas y con un Consejo Supremo Electoral renovado, en fechas a ser determinadas en el ámbito del diálogo nacional”.

Crisis afecta confianza ante inversionistas

En el texto, gremio empresarial señala también que producto de la crisis actual se ha afectado de sobre manera la confianza empresarial para invertir en el país, de igual manera se ha socavado la seguridad jurídica y el éxodo masivo de connacionales, que amenazados por la violencia o represión gubernamental han tenido de salir de Nicaragua.

“Por lo que depende hoy más que nunca de la voluntad política del presidente de la República que el país retome el camino del diálogo y que en el seno de este se alcance el acuerdo político que permita pacificar y reconstruir nuestro país bajo principios de democracia y justicia”, indica el documento.

Finalmente en el texto se hace referencia al decálogo de principios democráticos planteados por la cúpula empresarial en 2016, en el cual entre otros aspectos se menciona que la democracia es el elemento esencial para alcanzar el desarrollo del país y que esta debe ser alcanzada garantizando el irrestricto respeto de las libertades políticas de los ciudadanos, la propiedad privada y el principio de la legalidad, por mencionar algunos.