•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, exhortó este lunes a los ciudadanos a no caer en las tentaciones que el demonio hizo a Jesucristo en el monte Calvario y que, según dijo, están presentes en la coyuntura de Nicaragua.

Las cuatro provocaciones del demonio, sobre las que Álvarez advierte, son: defenderse vanagloriándose y mostrando la arrogancia del poder; estar al lado del maligno y defenderse con las mismas suciedades del engaño; no guardar silencio haciendo alarde del poder; y provocar a una tercera persona para que rompa el silencio con odio.

 Acoso en funeral de joven protestante

“También hoy el demonio quiere que caigamos en estas tentaciones, pero igual que ayer, con el Señor, con la ayuda de Dios, les imploro, no cedamos y tengamos la paz, que no se turbe nuestro corazón. Confiamos en Dios, él es nuestro pedernal, donde tropiezan y caen los que nos quieren hacer mal y poner trampas”, expresó Monseñor Álvarez durante la misa de solemnidad por Nuestra Señora de la Merced, patrona de Matagalpa.

El obispo recordó que Cristo renunció a defenderse para no caer en la ostentación de poder, aun cuando le retaban: “Si eres el rey de los judíos, sálvate”.

El obispo recordó que Cristo renunció a defenderse para no caer en la ostentación de poder, aun cuando le retaban: “Si eres el rey de los judíos, sálvate”.

“Es la defensa de la terquedad por demostrar quién es el que tiene la capacidad de hacer su voluntad o su gusto, lo que se llama la voluntad de poder; la defensa del que no escucha más que las voces de quienes le hacen creer que tiene que ser intolerable, implacable”, señaló el prelado.

El obispo destacó que la ostentación del poder es empleada por quienes “recurren a tácticas y argumentos para mostrar que otros son los culpables y no aceptan que tienen errores que corregir. La defensa de quien no está dispuesto a pedir perdón, porque siente que si lo hace su mundo o su castillo de naipes se le viene abajo”.

Comprar conciencias

Álvarez también advirtió sobre el peligro de ponerse al lado del maligno y defenderse usando las “suciedades del engaño” para sentirse poderoso.

“Es la tentación de volverse poderoso, potentado como el demonio, aunque sea ya un derrotado, la tentación de querer tener al lado al maligno, que baile el son que le toca, que hace lo que él le dice y cómo lo dice. Quiere que solo se escuche su música y se crea solo su versión”, afirmó.

 Cosep: urge diálogo, con garantes internacionales

El obispó relató que el demonio demanda pleitesía y ahí radica “la tentación de comprar y vender conciencia, comprar los principios; todo esto te daré si te postras, pero Cristo responde: No solo de pan vive el hombre”.

Recalcó que María, a pesar de su dolor, “no monta en guardia, no acusa a quienes han llevado a su hijo al patíbulo; también ella diría en el silencio de su corazón: Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”.

La tercera tentación, abordada por Álvarez, es la de no guardar silencio y hacer alarde del poder. Probablemente la peor de las cuatro provocaciones, advirtió el religioso, explicando que el demonio cuando tentó a Cristo lo provocaba para que hiciera “alarde de su poder, de su fuerza,  de hacerse propaganda y dejar a todos perplejos”. 

Hubo una cuarta tentación del demonio en el monte Calvario para Jesús, que fue provocar a una persona para que acabara con el silencio, impulsada por el odio y el rencor.

“El maligno intentó entonces que fuera María la que rompiera el silencio”, señaló Alvarez.

Era tanto el dolor de la virgen María para hacerla caer y verla “prorrumpir en gritos, pleitos, acusaciones, señalamientos… pero en cambio ella no habla, no se enfurece, no siente rabia, no se llena de resentimiento, ni rencores”, destacó el Obispó Alvarez.

Recalcó que María, a pesar de su dolor, “no monta en guardia, no acusa a quienes han llevado a su hijo al patíbulo; también ella diría en el silencio de su corazón: Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”.

Monseñor Vivas ruega para que Nicaragua no sufra más

José Luis González

El obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas llamó este lunes a despojarse del  odio y los deseos de venganza y buscar “auténtica conversión de corazón”  para que cese el sufrimiento en Nicaragua.

“Llega el momento en que ya no podemos hacer que Nicaragua sufra más, tenemos que comprender el sufrimiento de la patria que es el sufrimiento de los nicaragüenses y unirnos por un esfuerzo y una búsqueda de soluciones realmente pacíficas”, clamó el obispo Vivas al finalizar una solemne eucaristía en celebración del 106 aniversario del patronazgo de la Virgen de la Merced en León.

 Juez ordena capturar al director del IEEPP

El obispo Vivas reiteró que el llamado de la Virgen María a todos los nicaragüenses, es a una autentica reconciliación.

La procesión de La Merced recorrió 30 cuadras.

“La solución está en el corazón, acercándonos a Dios, y bajo la protección de la Virgen (María), y haciendo un esfuerzo para mejorar en el corazón, no detenernos sino ir al encuentro de nuestros hermanos, y reconocerles como hermanos. Perdonar y sabernos perdonar unos a otros”, instó el prelado al referirse a los hechos violentos registrados en los últimos cinco meses.

Procesión de la Merced

El religioso dio estas declaraciones durante las fiestas en honor a la Virgen de La Merced, la más importante para los católicos leoneses.

Una multitud acompañó ayer la procesión que salió en horas del mediodía del Santuario de Nuestra Señora de La Merced y recorrió 30 cuadras del centro histórico de la ciudad, hasta retornar al templo en horas dela noche.

 ​​León celebra aniversario de Nuestra Señora de la Merced

Este 24 de septiembre se conmemoraron los 800 años de la aparición de la virgen a San Pedro Nolasco, en España. Para celebrarlo las calles lucieron adornadas con banderines, arreglos florales y pequeños altares con la imagen de la virgen.

Leoneses celebración sus fiestas patronales en honor a la Virgen de la Merced.

Luis Hernán Jirón, coordinador de la Hermandad de Nuestra Señora de La Merced, expresó que todos los católicos este año clamaron a la viergen en sus oraciones por la paz en Nicaragua.

“Es un día muy especial para todos los leoneses, celebrar nuestras fiestas patronales y rendirle honor a nuestra Virgen de La Merced, pidiéndole a Dios y a la Virgen Santísima que derrame sus bendiciones en estos momentos tan críticos que vive Nicaragua”, expresó Adela Arteaga Martínez, de 74 años y originaria del barrio El Calvario.

El patronazgo en honor a la Santísima Virgen de la Merced fue proclamado el 17 de julio de 1912, por el obispo de Nicaragua Simeón Pereira y Castellón, aunque la fiesta solemne se celebra cada 24 de septiembre.