•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), confirmó 18 detenciones de personas que participaron en la marcha "Somos la voz de los presos políticos".

El abogado Braulio Abarca, representante del Cenidh, mencionó este lunes  que de los 18 casos de capturas verificados están las seis denuncias de detenciones arbitrarias recibidas directamente en sus oficinas.

Abarca indicó, además, que otras organizaciones, entre ellas la Coalición Universitaria por la Democracia y la Justicia, reportaron hasta 22 personas detenidas.

"Como Cenidh hasta el momento solo tenemos a 18 confirmados que fueron capturados y la mayoría está en la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote. Desde el mismo domingo hicimos las gestiones para corroborar las capturas", aclaró Abarca.

Entre los detenidos confirmados por el Cenidh está el estudiante Jonathan López González, para quien este organismo había solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) medidas cautelares, por considerar que corría riesgo.

También se denunció la detención de una  joven embarazada sin que los agentes presentaran una orden judicial para justificar su acción.

"Las capturas fueron durante todo el día (del domingo) e incluso arrestaron personas en sus propias viviendas", señaló Abarca al revelar que el Cenidh envió un informe sobre lo ocurrido a instancias de derechos humanos internacionales, entre ellas la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos y la CIDH.

Otras denuncias

En tanto, en la Comisión de Permanente de Derechos Humanos (CPDH), hasta ayer registraban ocho denuncias por capturas de ciudadanos realizadas el domingo.

La señora Leda Romero informó que a su hija Raquel Romero la sacaron de su vivienda en la colonia Centroamérica, a donde llegaron dos camionetas repletas de policías.

"Ella estaba sola con sus niños, de 13 y 9 años, y se la llevaron dejando a los niños sin que nadie supiera de lo sucedido. Hasta que llamamos al teléfono convencional los niños nos dijeron lo que había pasado", relató preocupada la madre de la detenida, quien no habían logrado obtener información de parte de las autoridades.

Romero supone que a su hija la detuvieron porque participó en algunas marchas del movimiento cívico, pero considerando que la libre manifestación es un derecho constitucional pide a las autoridades que “liberen a Raquel y la dejen regresar con sus hijos”.