•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Este martes inició en Nicaragua un juicio contra 12 personas acusadas por "terrorismo" y otros delitos, supuestamente cometidos en julio pasado, durante una protesta contra el Gobierno de Nicaragua.

El juicio se desarrolla en el Complejo Judicial de Managua, bajo la tutela de la Juez Segundo de Distrito Penal, Adela Cardoza, con casi dos meses de retraso, ya que estaba previsto para el 2 de agosto pasado.

 

Juez ordena capturar al director del IEEPP

Los acusados son Wilmer Díaz, Erwin Zamora, Daniel Sánchez, Junior Sánchez, Guillermo Ruiz, Juan Carlos Bermúdez, José Margarito García, Yader Cantón, Francisco López Rivera, Wilfredo Orozco, Mauricio Paniagua y Yudielka Flores.


Organizaciones defensoras de los derechos humanos han sostenido que los juicios contra las personas que protestan contra el gobierno son políticos, ya que las leyes de Nicaragua no admiten cárcel por protestar.
Presentan a tres manifestantes más como “terroristas”

Según dichas organizaciones, en Nicaragua existen más de 500 presos políticos, que son acusados de terrorismo.

Nicaragua vive una crisis desde el pasado 18 de abril El Gobierno nicaragüense informó la semana pasada que más 200 personas han sido capturadas en el marco de la crisis que afecta al país desde abril.

Amaya Coppens, la ejemplar estudiante y líder, señalada de terrorista

La oficina del Alto Comisionado de la Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno por "más de 300 muertos", así como por ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros, violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.


Ortega no acepta la responsabilidad e insiste en que la crisis se debe a un intento de "golpe de Estado".

 "El terrorismo no tiene nada que ver con el contexto de protesta", dice relator de la CIDH

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, iniciaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de 11 años en el poder.