•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para Derechos Humanos alertó que la criminalización de líderes y participantes de manifestaciones antigubernamentales se ha intensificado en Nicaragua y urgió al Gobierno a cesar los “arrestos ilegales”.

El organismo se pronunció a propósito de la captura del estudiante Jonathan López, miembro de la Coalición Universitaria y la Alianza Cívica.

López fue detenido el pasado domingo, luego de la marcha “Somos la voz de los presos políticos”, que fue atacada y en la que resultó un adolescente fallecido.

López “fue privado de su libertad por efectivos de la Policía Nacional, sin exhibir orden de captura, y luego fue trasladado al centro de detención de El Chipote”, informó el Oacnudh en un comunicado emitido este martes.

De acuerdo con la información, ni familiares ni el abogado defensor de López habían podido visitarlo desde su detención. La Oacnudh exhortó al Estado a respetar las garantías del debido proceso en este caso, al que estarán dando seguimiento.

La Coordinadora Universitaria por la Justicia y la Democracia (CUDJ) informó que el domingo también fueron detenidos otros siete estudiantes que estuvieron atrincherados y 15 activistas, entre los que se cuenta López.

Jonathan López, además de participar en protestas, en junio pasado viajó a Ginebra donde se reunió con funcionarios del Oacnudh para exponer la situación de la crisis en Nicaragua.

Protestantes de Masaya y La Concepción fueron presentados ayer por la Policía, señalados de actos criminales.

Piden detener arrestos

En lo que va de septiembre, la Policía Nacional ha presentado a 51 personas que, por su participación en las protestas antigubernamentales, son señaladas de terrorismo y otros delitos, y puestas a la orden del juez. 

Hasta la semana pasada el Gobierno reportó 204 ciudadanos que participaron en tranques y protestas y son acusados de actos criminales, aunque organismos de derechos humanos sostienen que son más de 300 los manifestantes acusados en los tribunales.

“Desde el inicio de la crisis, las fuerzas de seguridad han recurrido ampliamente a arrestos y detenciones a aquellos que participan en las protestas y manifestaciones, siendo los principales afectados jóvenes, incluyendo líderes y lideresas universitarias”, recalcó el Oacnudh, retomando el informe final sobre la crisis presentado en agosto en Managua. 

La representante de Oacnudh para América Central, Marlene Alejos, expresó la urgencia de implementar las recomendaciones de este organismo plasmadas en el informe para detener los arrestos ilegales y lograr la liberación de los detenidos arbitrariamente.

“Durante el mes de septiembre, hemos observado una intensificación en la criminalización de líderes y personas que han participado en protestas”, declaró Alejos, según el comunicado.