•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El comisionado general Francisco Díaz, director de la Policía Nacional, declaró este martes que continuarán ejecutando detenciones de personas que participaron en tranques, por considerar que “cometieron delitos que tienen que ser castigados”.

En declaraciones a medios oficialistas, Díaz advirtió que la Policía no permitirá que se vuelvan a colocar barricadas en el país como forma de protesta contra el gobierno.

“Aquí no les podemos ni les vamos a permitir ninguna barricada más. Barricada que levanten, barricada que ponemos el orden y los metemos presos”, sentenció este martes el jefe policial.

Según Díaz, los manifestantes que participaron en tranques que se levantaron a partir del mes de abril en distintos municipios del país, “cometieron actos criminales” y violentaron los derechos de la población, por lo que seguirán investigando para detener a más “delincuentes”.

“Lo que ellos cometen con estos grupos terroristas son delitos, son criminales”, justificó Díaz, cuyo nombramiento como jefe policial se oficializó el pasado 23 de agosto.

Según el director de la Policía, el derecho a la libre circulación “está por encima de otros derechos, aunque sean constitucionales”.

El Gobierno solo ha reportado 204 detenidos que enfrentan juicios por participar en las protestas, vinculados a los tranques, pero organismos de derechos humanos contabilizan más de 300 manifestantes procesados y más de 500 detenidos en las cárceles del país.

Las detenciones de protestantes son calificadas de ilegales por defensores de derechos humanos.

Respecto a las denuncias de detenciones sin órdenes de captura que organismos de derechos humanos califican como “secuestros”, por ser ejecutadas por policías o civiles sin órdenes de captura, Díaz reaccionó: “La policía no secuestra, la policía arresta”.

Esta semana, Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), responsabilizó al Estado nicaragüense de “fallar en su obligación” de asegurar el derecho de protestar y la protección de todos los ciudadanos, luego del ataque a la marcha del domingo pasado que dejó una persona fallecida y siete heridas.

“Las marchas de oposición sufren ataques resultando en personas heridas/muertas. Situaciones que no pasan en las marchas progobierno. Está claro el objetivo de la violencia”, destacó Abrao.

Civiles armados son policías

En su comparecencia ante medios oficialistas, el jefe de la Policía también se refirió a la participación de civiles armados en las acciones contra los manifestantes antigubernamentales.

“Decenas de compañeros que actuaron de civil son policías profesionales”, declaró Díaz, justificando la existencia de grupos denominados como parapoliciales por los organismos derechos humanos.

Añadió que la “policía voluntaria” actúa cuando “hay graves desórdenes y está en peligro el orden interior”, y que sus miembros van vestidos de civil “por seguridad”.

La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) han denunciado que desde el inicio de la crisis sociopolítica del país, que ha dejado más de 300 muertes, ha habido un “uso desproporcionado de la fuerza” por la Policía y de esos grupos parapoliciales.