•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los familiares de Matt Antonio Romero, el joven de 16 años muerto en la protesta del domingo, quienes están viviendo el luto tras la pérdida del joven, denunciaron el asedio que están sufriendo de parte de policías y civiles armados en motos y camionetas, los que incluso los han seguido y les han tomado fotos.

La denuncia fue hecha por Ismael Romero, tío del adolescente muerto,  quien aseguró que patrullas policiales se aparcaron frente al lugar de trabajo de uno de sus familiares, ubicado en la cercanía del paso a desnivel de Rubenia.

“Mire lo que mi hermano nos está diciendo: Nos están persiguiendo. Le tomaron fotos y video. Ya hay un acoso. Acá por la casa, en la mañana a una cuadra estaba parqueada una patrulla policial”, señaló Romero, quien por razones de seguridad pidió no mencionar el nombre de su hermano.

Familiares y vecinos han identificado camionetas que extrañamente rondan frente a la casa y motorizados que se parquean a pocos metros viendo la casa, entre ellos uno que hacía que limpiaba el tanque de la motocicleta y se movió luego a un callejón junto al cauce colindante. 

Los parientes del joven fallecido afirmaron que el tema del acoso lo agregarán a las denuncias que realizarán ante organizaciones internacionales de derechos humanos y ya fue incluido en la denuncia ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

“Estamos esperando porque vamos a llevar el caso por la vía legal. Vamos a poner todo lo que esté en nuestras manos. Como familia vamos a seguir el pensamiento de Matt; que era libre. A él le cobraron por sus sueños, pero nosotros vamos a seguir lo que él hacía. Su muerte no va a quedar impune”, dijo Romero.

Derribar el miedo

Indicó que Tania Romero, mamá de Matt, está muy consternada y golpeada. “porque le arrebataron, le asesinaron a sangre fría al hijo que llevó en su vientre por nueve meses y que era todo para ella”.

Destacó que la presencia policial lo único que causa es temor por lo que puedan hacer, pero que no hay que demostrárselo.

“Tenemos que derribar ese miedo. El miedo hay que romperlo. No nos vamos a ocultar, no vamos a irnos a otro país. La Policía dice que garantiza la seguridad de la ciudadanía, este fue un asesinato y de oficio debieron levantar la denuncia. Matt no era un animal, era un adolescente con sueños, que el domingo se puso su pañoleta azul y blanco, una mochila con una botella de agua y la bandera de Nicaragua. Se fue al espejo y nos preguntó que si se miraba guapo y le respondimos que sí. Esa fue la despedida. Hoy nos levantamos, no escuchamos su voz y ya no lo escuchamos reír”, dijo Romero.

El asesor legal de CPDH, Pablo Cuevas, señaló que organizaciones internacionales como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cenidh), está en contacto con la familia Romero.

“El Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) está interesado (en el caso) nos pidió información y también irán a su casa para hacer entrevistas. La familia de Matt nos expresó que tienen la disposición de ir hasta donde haya que llegar para procurar tener justicia. Matt dejó un legado y se demuestra con sus compañeros de clases que cantaron, honrando su memoria a la hora que lo sepultaban”, dijo Cuevas.

El asesor legar de CPDH afirmó que como organismo de derechos humanos, tomaron la denuncia para iniciar de manera formal todos los procesos legales, comenzando con la denuncia ante el Ministerio Público.

“Tenemos conocimiento que hay testigos de los hechos y también hay videos y fotos de los fotorreporteros que evidenciaron de dónde vinieron las balas. Reiteramos nuestro compromiso de hacer las diligencias legales necesarias y acompañaremos a la familia para procurar justicia tanto en el asesinato de Matt como de los heridos”, dijo Cuevas.