•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp rechazó los señalamientos del Ministerio Publico contra el director ejecutivo de esta institución, Félix Maradiaga, a quien señalan de crimen organizado y de financiar el terrorismo. 

En un comunicado emitido ayer, el Ieepp “rechaza categóricamente los señalamientos hechos por parte de los órganos judiciales del gobierno contra nuestro director ejecutivo, el académico y emprendedor social nicaragüense Félix Maradiaga”.

A pesar de eso el Ieepp asegura que continuarán su trabajo en la generación de conocimiento.

“Consideramos que los ataques a nuestra institución y a nuestro director, son parte de una campaña de criminalización de la sociedad civil independiente en Nicaragua”, destaca el comunicado.

Sobre las acusaciones de que el Ieepp era el medio por el cual Maradiaga captaba dinero del crimen organizado, el comunicado afirma que esta institución “ha operado siempre bajo los más altos y estrictos principios de transparencia y probidad”.

“Todos nuestros fondos provienen de instituciones cooperantes de alto prestigio global”, menciona el comunicado. 

El Gobierno también señaló a esta organización de capacitar a personas para desestabilizar el país y de financiar el terrorismo. 

Programas de investigación

Ante eso, respondieron que sus “programas de investigación se enfocan en análisis del gasto público, estudios de seguridad regional, derechos humanos, transparencia pública, análisis de las diversas expresiones de violencia en Centroamérica”.

Sobre Maradiaga pende una orden de captura emitida el lunes por el juez Félix Salmerón. El politólogo se encuentra en Estados Unidos desde julio pasado, tras sufrir amenazas que ponían en riesgo su integridad y la de su familia, según denunció en su momento.

El Ieepp hizo un llamado a todas las organizaciones sociales, civiles, políticas, académicas, nacionales e internacionales, a denunciar su caso como ejemplo de las graves violaciones a los derechos humanos que comete el  Gobierno de Nicaragua.