• San José, Costa Rica |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

La líder indígena nicaragüense Lottie Cunningham afirmó ayer que el Estado no ha cumplido las medidas provisionales ordenadas por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en favor de las comunidades indígenas miskitas que sufren violencia e invasión de sus tierras.

“Tenemos preocupación porque el Estado no ha realizado acciones concretas para mitigar el riesgo de las comunidades indígenas ante la invasión de los colones a los territorios”, declaró Cunninham a Efe.

La activista acudió este jueves a la Corte IDH, con sede en Costa Rica, a una audiencia sobre supervisión de las medidas cautelares que el tribunal continental ha girado en favor de siete comunidades indígenas miskitas del Caribe nicaragüense.

“La preocupación no es solo en torno a la persecución, la represión y la violencia, sino también por el desplazamiento forzoso y todo lo que tiene que ver con las pérdidas de tierras donde los pobladores siembran”, expresó Cunnigham, activista del Centro por la Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua.

Los datos de las organizaciones de derechos humanos indican que el conflicto por la invasión de tierras ha causado desde el 2011 al menos 34 indígenas muertos, 44 heridos, 25 secuestrados y cuatro desaparecidos, así como unos 3.000 desplazados.

“Hay una inseguridad alimentaria además de la inseguridad ciudadana”, afirmó Cunningham.

La activista indicó que es importante que el Estado abra un espacio de diálogo para que las comunidades puedan plantear sus necesidades y denuncias, y que con ello se logre proteger la vida y sus territorios.

Cunningham afirmó que durante la crisis que vive Nicaragua desde abril con las masivas protestas contra el gobierno se han agravado el avance de los colonos en las tierras indígenas miskitas.

“Ahora se han tomado más tierras de las que ya tenían e incluso han estado carrileando (trabajando) parcelas dentro de las comunidades, destruyendo las parcelas de los indígenas”, aseguró.