•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Dieciocho prisioneras recluidas en el Sistema Penitenciario de Mujeres “La Esperanza” se declararon en “desobediencia penal” a partir de esta semana, según cartas de las mismas detenidas que llegaron a la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH). 

“Nosotras las prisioneras políticas víctimas de la represión desatada por el Gobierno hemos sufrido constantes violaciones a nuestros derechos humanos. Desde nuestro ingreso aquí, cada día nos han estado reprimiendo y quitando cualquier derecho que poseemos como prisioneras, constantemente sufrimos maltrato sicológico, discriminación y faltas de respeto por parte de las funcionarias del penal”, relatan en un manuscrito.

Policía acusará a líderes de marchas

Las prisioneras explicaron que cantarán el Himno Nacional todos los días, armarán constantemente una bandera azul y blanco improvisada con sus uniformes y toallas blancas,  y no comerán alimentos del sistema penitenciario, únicamente los recibidos por parte de sus familiares.

 Según las mujeres, el color azul y blanco dentro del penal es sinónimo de indisciplina y constantemente son amenazadas por improvisar protestas dentro del penal. 

Padre de Amaya Coppens: “mi hija es una presa política”

“El 14 de septiembre realizamos una conmemoración a nuestra Nicaragua. Aquí todo lo que representa el azul y blanco y lo patriótico es prohibido. Estos son actos considerados de indisciplina, por los cuales recibimos amenazas de sanciones. Actualmente somos 18 prisioneras políticas. Nosotras seguimos en resistencia desde aquí”, detallan en la carta.

Denuncian  aislamiento y negligencia médica

Las mujeres denunciaron que son apartadas de las demás detenidas, pero que estas se han solidarizado y se han sumado a sus protestas. Aseguran que no tienen comunicación con nadie y solo cada 21 días pueden recibir visitas.

Fiscalía pide 130 años de cárcel para protestante

“La atención médica es ineficiente, inhumana y negligente. Ha habido casos en los que alguna compañera ha requerido atención médica urgente y no se le ha brindado. Constantemente somos medicadas sin un diagnóstico previo. Vivimos acosadas con cámaras en cada momento sin nuestro consentimiento para luego usar esas imágenes en los medios del Gobierno”, afirman.