•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una semana después de haber minimizado la iniciativa de ley estadounidense Nica Act, que sancionaría al Gobierno de Nicaragua por violaciones de derechos humanos y actos de corrupción, Daniel Ortega habló este sábado sobre los efectos que tendría en la economía del país y pidió a los congresistas y senadores norteamericanos “reflexionar un poco” sobre la ley.

El sábado 22 de septiembre, cuatro días antes de que la iniciativa de ley fuera sometida a votación en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, Ortega dijo: “¿Y si la aprueban qué?”. Este sábado 29 de septiembre, cuatro días después de haber sido aprobada en ese comité y estar lista para avanzar en el Senado, Ortega pidió a los senadores estadounidenses que reflexionen sobre la ley.

“Deberían reflexionar un poco. Le digo a los congresistas y senadores norteamericanos que están votando a favor de esa ley, ésta lo que viene es simplemente a hacerle daño a la economía del país porque quieren afectar a Nicaragua”, dijo el mandatario.

En un discurso este sábado, ante simpatizantes sandinistas en la Avenida Bolívar, Ortega afirmó que con esta iniciativa de ley, Estados Unidos “sigue con una política injerencista, irrespetuosa de las leyes internacionales”. 

“Deben entender que con acciones de ese tipo jamás se van a ganar el cariño y el respeto del pueblo de Nicaragua y que tampoco se van a ganar el respeto de la comunidad internacional y que al final de cuentas, no van a paralizar al pueblo nicaragüense en sus capacidades productivas, de trabajo y creativas”, continuó. 

El pasado miércoles, el Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense aprobó la fusión de los proyectos de Ley de Derechos Humanos y Anticorrupción de Nicaragua, S.3233, y la Nicaraguan Investment Conditionality Act (Nica Act).

El proyecto contempla sanciones económicas y migratorias a funcionarios, exfuncionarios y asociados del Gobierno de Nicaragua, además que obligaría a Estados Unidos a usar su poder de veto en organismos financieros internacionales para bloquear préstamos a Nicaragua.

El próximo paso de la propuesta de ley es su debate y votación en el pleno del Senado. Luego deberá pasar al Congreso y finalmente a manos del presidente Donald Trump para que se convierta en ley.

Critica a la ONU

Durante su discurso, Daniel Ortega criticó a la Organización de Naciones Unidas (ONU), en cuya Asamblea General esta semana diferentes países han hecho llamados para retomar el Diálogo Nacional en Nicaragua y superar la crisis sociopolítica, en que la represión a protestas ha dejado más de 300 muertos, según organismos de derechos humanos. 

“La organización se llama Naciones Unidas, pero no existen las tales naciones unidas porque hay división en el planeta. No hay respeto a las mismas leyes y normas que tiene. Sigue en práctica lo que conocemos como la ley del más fuerte, que no puede traer ni paz ni estabilidad al planeta”, comentó.

Sandinistas marcha custodiados 

Los simpatizantes del Gobierno marcharon este sábado en Managua custodiados por decenas de patrullas y policías antimotines. 

La marcha pro gobierno salió de la rotonda Jean Paul Genie y finalizó en la Avenida Bolívar, donde Ortega pronunció su discurso. 

Varias calles fueron cerradas por la realización de la marcha oficialista, el tráfico en el centro de Managua era un caos y decenas de unidades del transporte público dejaron de prestar servicios para transportar a los sandinistas. 

Un día después de que la Policía declarara “ilegales” las marchas contra el Gobierno, Ortega defendió las manifestaciones que lo respaldan y criticó las que le adversan. 

“Nuestras caminatas por la paz son pacíficas, de estas caminatas no ha salido ni una piedra contra nadie. Pueden pasar a la orilla de un centro o un lugar que pertenece a un golpista (opositor) y jamás ha salido una pedrada. Mucho menos van a salir disparos en contra de los que nos adversan”, dijo. 

Dos horas antes, la Policía había atacado a manifestantes opositores al Gobierno que pretendían marchar en Managua. Hubo golpes, arrestos y detonaciones de bombas de contacto para impedir la movilización.