•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“El día de mañana, estos policías van a dejar la institución, van a ser laicos y a lo mejor, en el fondo de su corazón, van a decir, ‘yo ataqué un día a mis hermanos’, esto es triste, es doloroso, sobre todo, que nos sigamos atacando entre nicaragüenses, porque eso siempre deja una herida”,  expresó este domingo el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispos de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN).

Además, el prelado dijo que se reunió recientemente con los mandos de la Policía Nacional para expresarle las inquietudes por los niveles de violencia registrados en las últimas manifestaciones y por las capturas de manifestantes antigubernamentales.  

 Cardenal Brenes exhorta a Policía de Nicaragua a ser constructora de paz

Sin ahondar en los detalles del encuentro con los jefes policiales, sostuvo que “hemos tenido un encuentro (con los mandos policiales), en el cual hemos manifestado inquietudes, cada obispo en sus Diócesis está haciendo acciones, porque estamos preocupados de que la violencia se incremente”. 

El cardenal Brenes recordó que los oficiales de policía dejarán la institución en el algún momento.

Señaló que conversó con la Policía sobre la necesidad de que “todos podamos ser verdaderos elementos de paz y de reconciliación, quizás el Señor me ocupa como un instrumento, quiero ser portador de ese deseo del Señor,  de que podamos construir un mundo en paz”. 

El cardenal no especificó los nombres de los altos mandos policiales con quienes se reunió, pero sostuvo que en los distintos departamentos los representantes de la Iglesia realizan acciones para tratar de contribuir a que cese la violencia durante las manifestaciones.

 Brenes insiste en diálogo

“Estuve en León y me decían sacerdotes de León que ellos también han tenido algunas reuniones para manifestar sus inquietudes”, añadió Brenes. 

Al terminar la primera misa dominical en la Catedral de Managua, Brenes expresó su “dolor y tristeza” por los acontecimientos de las últimas horas, en que la Policía continuó capturando a personas que se disponían a participar en manifestaciones en contra del Gobierno, mientras que los simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido en el poder, tienen libertad para expresarse en las calles.  

“Tenemos que valorar eso y en eso, pues, tiene la Policía una gran responsabilidad; le tiramos la pelota a la Policía”, señaló Brenes. 

Llamado a ciudadanos

El cardenal Brenes llamó a los ciudadanos  a estar comprometidos a propiciar la paz, que es un don de Dios que necesita del compromiso de cada persona con la oración y con la acción para generarla. 

El cardenal comentó que sería lamentable que las manifestaciones pacíficas antigubernamentales se suspendieran por las medidas de presión ejercidas por la Policía para amedrentar a los ciudadanos que desean marchar para expresarle al Gobierno sus demandas. 

 Cardenal Brenes: Ley en EE.UU. para Nicaragua "afectará a los más pobres"

El viernes pasado la Policía emitió un comunicado en el que señala que las marchas contra el Gobierno en el mes de septiembre han provocado daños y que “los convocantes son responsables y responderán ante la justicia, de las amenazas, acciones delictivas y agresiones que se presenten en el desarrollo de estas actividades”. 

Al respecto, Brenes dijo que eso es “es triste, se dice que para hacer una marcha hay que cumplir unas reglas del juego, pero cuando estas marchas son pacíficas. Hagamos honor a que estas marchas sean pacíficas, desgraciadamente, a veces alguien se infiltra ahí y de repente tira una piedra,  eso es negativo, exhorto a que las marchas sean sin ofensa para a evitar las confrontaciones”.

Las agresiones entre hermanos y la violencia son situaciones que “me llenan de tristeza y quizás es una de las cosas que me quita el sueño, como arzobispo,  como pastor, como hermano mayor en la fe. Invito a ser constante en la oración y en el llamado a la no violencia”, aseveró el cardenal. 

Álvarez pide unidad para evitar “abismo infranqueable” 

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, llamó a todos los sectores a buscar en la unidad para construir una “casa común”,  atendiendo las diferencias que puedan existir para evitar que la sociedad caiga en un abismo insalvable. 

 ​​Brenes: sin diálogo no se puede hablar de elección

Álvarez pidió a los evangélicos, católicos, agnósticos, a los no creyentes, a los hombres y mujeres de buena voluntad a unir esfuerzos para construir una sociedad donde se mantenga el respeto y la defensa de los derechos humanos y la diversidad de creencias que permita encontrar ciudadanos “capaces de comprometerse en libertad”.

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa

“Busquemos siempre lo que nos une y no lo que nos separa,  coincidencias y no nuestras diferencias, que si no cuidamos esas diferencias, se pueden convertir en abismos infranqueables. Busquemos caminos donde podamos encontrar las vías del perdón,  reconciliación y alejarnos del odio o la venganza”, señaló. 

Álvarez reiteró que esa unidad es posible buscando y resaltando los aspectos que unen a las distintas corrientes o sectores sociales.