•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un centenar de agentes antimotines de la Dirección de Operaciones Especiales, junto a agentes de línea con fusiles de guerra y simpatizantes del partido de gobierno invadieron toda el área propuesta para la marcha cívica programada para este domingo.

 Brenes: Policía debe aportar a la paz

En un recorrido de El Nuevo Diario por la zona se observó un gran despliegue de antimotines en las inmediaciones del mercado Iván Montenegro, mientras los simpatizantes del Gobierno junto con policías se apostaron en las rotondas capitalinas de Metrocentro, Rubenia, La Virgen, Cristo Rey y la Centroamérica, respaldados por un fuerte dispositivo policial.

Los antomotines capturaron a tres señoras de la tercera edad, entre ellas, Miriam del Socorro “Coquito” Alemán Matus, de 78 años de edad, una vendedora de agua helada, muy admirada por los protestantes por haber donado una vez su producto a los protestantes.

Trancan accesos

La pista La Sabana fue intervenida desde tempranas horas, previo a que iniciara la marcha azul y blanco en las cercanías del mercado Iván Montenegro, pero cuando se conoció que la convocatoria se había reubicado en la rotonda Centroamérica, parte de los simpatizantes del Gobierno y policías se movilizaron con rapidez a ese punto, donde, al menos, 50 camionetas se aparcaron con gente hondeando banderas rojinegras.

El abogado del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Juan Carlos Arce, señaló que este comportamiento policial revela que el patrón de violencia gubernamental sigue.

 ​​Policía de Nicaragua libera a “doña Coco”, de 77 años

“Estamos ahora en lo que podemos denominar la cuarta etapa de la represión, que se hizo patente con el asedio de la marcha del domingo 2 y el asesinato de Matt Andrés Romero”, dijo el doctor Arce.

El abogado del Cenidh comentó que a nivel de política de Estado, de forma inconstitucional, ya está prohibido expresarse libremente en la calle y reunirse sin que las personas sean vistas como delincuentes, incluso por el simple hecho de llevar los colores azul y blanco de la bandera nacional.

El maratonista Alex Vanegas, de 62 años, dijo que observó la movilización policial y de los simpatizantes del Gobierno. Asimismo, estuvo en las cercanías cuando detuvieron a las señoras de la tercera edad.

“Ya no respetan ni a las personas de la tercera edad. El otro día salí a correr y no me permitieron correr por la rotonda de Cristo Rey (donde había un dispositivo de antimotines) y me dijeron que me iban a romper la cara contra el pavimento”, afirmó.

Detenciones

El fin de semana fueron denunciadas por diversos medios, detenciones en Telica, Estelí y Managua. 

En Telica, municipio de León, se confirmó la detención de nueve personas que comenzaban a reunirse para hacer un plantón; sin embargo, llegaron varias camionetas con encapuchados y patrullas de antimotines, asegura Martín Sevilla, familiar de los dos detenidos.

“Hoy por la tarde soltaron a ocho, luego de que el delegado del partido (sandinista) llegó a encararlos, interrogando sobre quiénes eran los organizadores de las marchas, y dijo que en ese municipio nadie iba a levantar la mano, porque se la van a cortar”, alegó Sevilla, señalando que únicamente quedó detenido el abogado Patricio Sevilla, a quien señalan de dirigente terrorista.

 ​Policía impide marcha

En Managua, se supo de varias capturas; sin embargo, solo se confirmaron cuatro, entre ellas, la de doña Coquito. 

En el norte, según familiares, el sábado fueron retenidos 10 estelianos, unos por participar en las protestas contra el Gobierno y otros que iban pasando.

Familiares del adolescente Kevin Moisés Rodríguez dijeron que esperaban que pronto la Policía Nacional  lo deje en libertad, porque supuestamente el muchacho no se mete en nada y en el momento de la detención se dirigía hacia un oficio religioso en un templo católico.

 Cuatro minutos de terror captados en imágenes

El adolescente forma parte de unas 10 personas que la tarde del sábado habrían sido retenidas por la Policía Nacional, cuando intentaban hacer un plantón en una calle del barrio El Rosario y luego salir a marchar hacia el centro de la ciudad.

Tobías Gadea, de 19 años, nieto de un reconocido guerrillero del mismo nombre, es uno de los retenidos. 

Mientras que Wiston José Oporta, de 19 años, y Gresly Blandón de 23 años, también fueron llevados por la Policía Nacional.

Kevin y Kitzel Pérez Valdivia hijos de Mathil Alexander Pérez Amador, quien fue detenido en Estelí y llevado a Managua, donde guarda prisión en las cárceles de El Chipote, acusado por terrorismo, también fueron detenidos.