•   Masaya, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Iglesia católica celebró el día de San Jerónimo en el templo de Masaya dedicado a este patrono. La festividad se realizó en un ambiente de clamor por la situación que atraviesa Nicaragua, pero durante la misa antimotines y simpatizantes del Gobierno rodearon el templo y colocaron parlantes para afectar la actividad religiosa.

“Ellos trajeron una réplica de la imagen y empezaron a danzar como en forma de burla, mientras estábamos en el sermón. La música que pusieron estaba tan alta que no dejaban escuchar nada, para nosotros eso es una provocación”, dijo Aurora del Carmen Suárez, quien estaba en la iglesia durante el acoso.

 Apresan y liberan a doña Coquito

Néstor Hondoy, quien oraba, aseguró que los antimotines estaban resguardando a los simpatizantes del Gobierno que bailaban afuera.

Oficialmente, la Iglesia católica en Nicaragua manifestó que las actividades de este año en homenaje a San Jerónimo se harían con discreción y que la imagen no saldría del templo por respeto a las víctimas de la violencia política.

“Quieren intimidarnos, lo único que hacen es el ridículo, porque no hay nada que estar celebrando, ellos danzan encima de la sangre de todos nuestros caídos, la verdadera imagen no salió ni saldrá por respeto a nuestros muertos”, agregó el feligrés.

Cierran puertas

Ante los actos de intimidación el sacerdote decidió cerrar las puertas del templo, para evitar cualquier hecho violento y para que los feligreses pudieran estar en paz; sin embargo, pese al asedio, los creyentes se desbordaron para pagar sus promesas a la imagen milagrosa.

 Policía impide marcha

“Estamos creyendo que Nicaragua va a ser libre, no hemos perdido la fe, aunque la situación por la que estamos pasando se ve contraria, sabemos que San Jerónimo intercede por nosotros y pronto veremos una nueva Nicaragua”, comentó Luis Alfaro.

El párroco de la iglesia, José Antonio Espinoza, pidió en su homilía que no se deje de orar por el país, para que haya paz y podamos vivir reposadamente.

Detenidos en Niquinohomo

Wilfredo López y Jimmy Pérez fueron detenidos por la Policía Nacional en el municipio de Niquinohomo, cuando se dirigían a su centro de trabajo.

Según testigos, una camioneta sin placa se da a la tarea de andar interceptando a los jóvenes que han participado en las marchas azul y blanco.

 “Ellos mismos nos pusieron las armas”

Alfredo López, primo de uno de los jóvenes secuestrados, dijo que la Policía Nacional aún sigue deteniendo y mantiene vigiladas las calles; sin embargo, manifestó que no dejarán de seguir apoyando las protestas.

“Mi primo es buena gente y trabajador, estamos preocupados, porque no sabemos hacia dónde lo llevan y  de qué lo acusan, nosotros nos dimos cuenta porque algunas personas presenciaron cuando lo montaron a la camioneta”, expresó el familiar.