•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El reo político de mayor edad que ha pasado a juicio, Cecilio Gómez, de 64 años, había salvado a un vecino hace 12 años, cuando pretendían asaltarlo. Esa misma persona, que ahora es alcalde de Nagarote, testificará en su contra.

En la madrugada del 11 de junio del 2006, el comerciante nagaroteño Gómez López se despertó porque alguien pedía auxilio a gritos, sin pensarlo dos veces, salió a socorrer a su vecino y ayudó a la captura de uno de los asaltantes de nombre Juan Vásquez Aburto.

La persona a quien salvó Cecilio Gómez es ahora el alcalde de Nagarote, Juan Gabriel Hernández, quien paradójicamente encabeza la lista de testigos con los que Fiscalía pretende demostrar cinco robos agravados que le atribuyen en el contexto de las protestas antigubernamentales que iniciaron el 18 de abril del año en curso.

"Que ingrato que es Juan Gabriel (Hernández), después de que mi hermano le salvó la vida ahora es su principal verdugo", lamenta Orlando Gómez, hermano de Cecilio, el reo político de más edad hasta ahora llevado a juicio.

Cinco robos en 20 horas

En la acusación contra Cecilio Gómez y otros tres nagaroteños, la Fiscalía les atribuye cinco robos agravados en perjuicio del partido de gobierno en esa ciudad (FSLN) y contra distintos locales de dependencias de la Alcaldía de Nagarote, como el Registro Civil de las personas.

Los hechos por los cuales  está siendo acusado este hombre de negocio, conocido como “Chilo Gómez” entre los nagaroteños, acontecieron entre las 12 del mediodía del 3 de junio del año en curso y las 8:00 a.m. del día siguiente, según la Fiscalía.

Más de 157 millones

Entre los bienes presuntamente robados, dañados o destruidos por  Cecilio Gómez y los otros tres imputados están 20 computadoras, 25 escritorios con sus sillas,  seis carretones de mano  (quemados) y tres  camiones dañados parcialmente.

De acuerdo con la Fiscalía, los daños antes referidos ascienden a 157 millones  715 mil córdobas con 80 centavos.

Cecilio Gómez tiene juicio programado para el  6 de octubre  en el Juzgado Sexto Distrito Penal de Juicio.

Desde que Cecilio Gómez fue capturado el 30 de junio en el empalme de Izapa, carretera hacia León, su familia solo lo ha visto dos veces.

“Una vez lo miró su señora en la cárcel Modelo y la otra vez lo miré yo en los juzgados”, refirió su hermano menor,  Orlando Gómez.

 Los familiares de Cecilio Gómez se quejan de que en el penal no les dejan pasar el medicamento para este hombre de 64 años, quien padece de hipertensión, diabetes y afectaciones cardiovasculares.

Leyla Prado, abogada de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien ejerce la defensa de Cecilio Gómez, aseguró que primero el juez de audiencia Henry Morales y después el de juicio, Ernesto Rodríguez, han mandado los oficios (órdenes) para que Gómez sea examinado por un médico forense, pero los carceleros han desatendido los mandatos judiciales.