•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de cinco meses de interrupción en el año lectivo, algunos alumnos de los cursos regulares de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) regresaron ayer a clases en medio de un ambiente de tensión por las medidas de seguridad implementadas para el acceso.

 Plantón estudiantil se trasladó frente a la UCA ante presencia policial

Al clima tenso provocado por las revisiones de mochilas, controles de identidad de los estudiantes y toma de fotografías o videos desde celulares, simpatizantes del Gobierno realizaron una manifestación cerca del recinto, resguardada por policías fuertemente armados. 

Personal administrativo, docentes y miembros de UNEN vigilaban ayer en la entrada de la UNAN-Managua.

Como resultado, las autoridades de la UNAN-Managua que esperan recibir esta semana de forma intercalada a 16,000 jóvenes en las aulas de clases, vieron como el reinicio del primer semestre no fue masivo, ni siquiera en comparación con la reapertura de los cursos sabatinos, este fin de semana, cuando los estudiantes debieron hacer filas para poder entrar.

Marcha progobierno 

En tanto, a pocos metros de los tres portones por donde debían ingresar los estudiantes, un grupo de simpatizantes sandinistas se tomaron el lugar desde temprano, rodeados por un dispositivo policial.

Los jóvenes de carreras de las facultades de Ciencias e Ingeniería, Ciencias Económicas y Ciencias Médicas, que llegaron ayer a la reapertura de las clases, debían permitir que el personal de seguridad registrara sus bolsos y luego seguir las indicaciones de maestros y edecanes para acceder al recinto. 

 ​​Estudiantes vuelven a la UNAN bajo vigilancia policial

Las autoridades universitarias justificaron estas normas afirmando que corresponden “con el interés de la UNAN-Managua de garantizar la seguridad de la comunidad universitaria y de sus instalaciones”, apunta el protocolo de ingreso publicado la semana pasada. 

Sin embargo, en los portones también estaban apostados varios miembros de la pro-sandinista Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), trabajadores administrativos y docentes, quienes al ver la presencia de periodistas, tomaron vídeos y fotografías como una acción intimidatoria. 

Las clases fueron suspendidas tras el inicio de las manifestaciones en abril y la universidad anunció la reanudación en mayo, pero un grupo de manifestantes se tomó el recinto. Los atrincherados fueron desalojados violentamente por policías y parapolicías en julio, durante un ataque que dejó dos personas fallecidas y varias heridas.  

Menos estudiantes

Según la rectora de la UNAN-Managua, Ramona Rodríguez, la medida de “seguridad” que implica impartir clases a cada facultad dos veces por semana alternando los horarios para que no haya tantos estudiantes juntos al mismo tiempo, se tomó para que los alumnos logren continuar con el transcurso “normal” del año lectivo.  

“Recibir a los estudiantes en un horario por encuentro ha implicado todo un proceso de preparación metodológica y pedagógica para los profesores, porque los estudiantes deben egresar y graduarse con mucha calidad en la ciencia, en la técnica, pero también con ese compromiso social”, sostuvo Rodríguez, de acuerdo con la página oficial de la UNAN.

Policía intimida en plantón estudiantil

Un fuerte dispositivo policial permaneció cerca de un grupo de estudiantes que realizaron un plantón frente al portón de la Universidad Centroamericana (UCA) para exigir el “respeto a la autonomía” de la UNAN-Managua, que reanudó clases ayer. 

Inicialmente, el plantón se realizaría en la rotonda Rigoberto López Pérez, sin embargo, el lugar estuvo tomado por simpatizantes sandinistas resguardados por agentes de la Policía Nacional.  

 UNI anuncia reinicio de clases presenciales

La manifestación se organizó por la inconformidad de los jóvenes ante las muertes ocurridas en el contexto de la crisis sociopolítica y para exigir la liberación de protestantes detenidos, entre los que se cuentan varios estudiantes de la UNAN-Managua. 

“Estamos en contra de todas las injusticias que está viviendo Nicaragua. Estamos en contra de la revisión que están haciendo en la UNAN, en contra de lo que se dice; que los atrincherados quemaron la universidad. Es por todas las calumnias hacia nosotros, estamos hartos de que no podemos protestar, nosotros tenemos derecho a manifestarnos sin pedir permiso”, expresó una de las universitarias que participó en el plantón. 

No obstante, Luis Alfredo Lobato, secretario general de la UNAN-Managua, hizo un llamado a que no se atienda la desobediencia estudiantil, convocada por los mismos alumnos, alegando que esta es una acción de “sectores políticos”, de acuerdo con la información publicada ayer en el portal web de la universidad.