•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Unión Europea (UE) urgió este martes al gobierno de Nicaragua a "poner fin al uso desproporcionado de la fuerza" y a "liberar a los manifestantes pacíficos" tras cinco meses de protestas sociales en el país.

"La situación en el país sigue siendo motivo de grave preocupación para la UE", indicó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en una declaración en nombre de los 28 países del bloque.

Para la UE, que señala la "falta de compromiso de Managua en el diálogo nacional", "la represión de las autoridades socava gravemente los principios básicos de la democracia, la rendición de cuentas y el Estado de derecho".

Los europeos llaman así al gobierno de Daniel Ortega, a "poner fin al uso desproporcionado de la fuerza contra los manifestantes" y "a las detenciones basadas en leyes que criminalizan las protestas pacíficas".

Las protestas se iniciaron el 18 de abril contra una fallida reforma al seguro social, que evolucionó a una demanda de salida del presidente. La represión se ha saldado hasta ahora con más de 320 muertos y 500 detenidos.

Ortega acusa a los manifestantes de "terroristas" y "golpistas", y niega todos los señalamientos de violación a los derechos humanos.

El bloque europeo urge en su nuevo llamado a la liberación de los "manifestantes pacíficos" y a permitir el retorno de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU y el apoyo necesario al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes.

Federica Mogherini, jefa de la diplomacia europea, junto al secretario general de la ONU António Guterres; el representante especial de la UE para los Derechos Humanos, Stavros Lambrinidis y la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet. EFE/ END

"La falta de cooperación oficial con las misiones internacionales que investigan los abusos contra los derechos humanos impide que se rindan cuentas y se haga justicia", agrega Mogherini, que expresa la voluntad de la UE de apoyar un "diálogo inclusivo" como medio "para satisfacer las legítimas aspiraciones democráticas del pueblo nicaragüense".

Contrariamente a la UE, Estados Unidos discute sobre un proyecto de sanciones contra el gobierno de Daniel Ortega, que este último califica de "injerencista" y dañino para la economía de este país centroamericano.

Lea el comunicado íntegro divulgado por la jefa de la diplomacia europea

Declaración de la Unión Europea y sus 28 Estados miembros sobre situación en Nicaragua

Bruselas.- Cinco meses después del estallido de las protestas sociales en Nicaragua, la situación en el país sigue siendo motivo de gran preocupación para la Unión Europea y sus Estados miembros.

Los principios básicos de democracia, rendición de cuentas y estado de derecho siguen siendo severamente socavados por el entorno represivo, que crea un clima de temor y desconfianza. El diálogo nacional con el objetivo de alcanzar soluciones políticas a estos problemas ahora está estancado debido a la falta de compromiso de las autoridades.

La falta de cooperación oficial con las misiones internacionales que investigan los abusos de los derechos humanos impide que se cumpla a plenitud la rendición de cuentas y la justicia, y fomenta la impunidad.

Con este fin y en línea con las declaraciones anteriores, la Unión Europea y sus Estados miembros instan al gobierno de Nicaragua a permitir el regreso de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) y permitirle continuar su misión en el país y proporcionar el apoyo necesario solicitado por el Mecanismo de Seguimiento de Nicaragua (MESENI) y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para llevar a cabo su mandato.

Hacemos un llamado al gobierno de Nicaragua para que detenga el uso desproporcionado de la fuerza contra los manifestantes, detenga los arrestos basados ​​en leyes que criminalizan la protesta pacífica, libere a los manifestantes pacíficos y restablezca el pleno respeto del debido proceso para todos los detenidos.

También hacemos un llamado al gobierno de Nicaragua para que actúe sobre los hallazgos y recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el ACNUDH, en particular para garantizar la plena rendición de cuentas de los autores de abusos contra los derechos humanos y el desarme y la disolución de los grupos armados.

La Unión Europea y sus Estados miembros continúan apoyando un diálogo inclusivo sobre justicia y democracia para salir de la crisis actual y reiteran su disposición a contribuir a este proceso como un medio para cumplir con las legítimas aspiraciones democráticas del pueblo nicaragüense.

Con este fin, renovamos nuestro llamamiento al gobierno de Nicaragua para que reanude el diálogo nacional, expresando nuestra disposición de seguir apoyando este proceso.