•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Norma Chávez, esposa del profesor Juan Bautista Guevara, detenido desde el 4 de septiembre por participar en protestas contra el gobierno de Nicaragua, denunció ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), que su esposo sufre torturas y mal trato en una celda de máxima seguridad de la cárcel Modelo, de Tipitapa.

"Ayer él me dijo que está siendo torturado, que ya no soporta, que está solo, aislado, en un lugar donde no le entra luz, y que lo encadenan del cuello, de los pies y de las manos", relató la esposa del profesor originario de Ticuantepe.

Chávez señala que su esposo fue detenido por participar en las marchas de protesta y apoyar con algunos víveres a los que estaban en los tranques en Ticuantepe durante los meses de mayo y junio.

Juan Bautista Guevara, profesor de Ticuantepe, fue presentado como terrorista el 20 de septiembre. Archivo/ END

Según la señora Chávez, solo ha visto a su esposo en dos ocasiones, la última en los juzgados de Managua, donde brevemente el detenido le pudo expresarle sobre las torturas y malos  tratos de los que ha sido víctima tanto en la celda conocida como La 300, en la cárcel Modelo, como en las celdas de El Chipote.

"Tiene 28 días de su captura y fue hasta el jueves pasado que le hicieron la audiencia inicial", dijo Chávez.

Por su parte el representante de la CPDH, Pablo Cuevas, destacó que al profesor se le detuvo el 4 de septiembre y fue presentado por la policía como delincuente el 20 de septiembre, es decir que permaneció  en detención ilegal durante 16 días.

Luego a audiencia inicial fue llevado el 5 de septiembre, donde la Fiscalía de Nicaragua presentó la acusación por entorpecimiento de servicios públicos y portación ilegal de armas y fue llevado en una nueva audiencia el pasado jueves 27 de septiembre.

"Dado el vencimiento de términos legales y la falta de orden de captura, el proceso está viciado y la detención es ilegal", señaló el doctor Cuevas.

Cuevas informó que mientras el profesor estuvo detenido en El Chipote, lo sacaban hasta ocho veces al día para interrogatorios y era golpeado en las costillas.

"Por otra parte al pasarlo a la celda La 300, de máxima seguridad, ahí se le encadena y lo mantienen de esa manera, cuando eso es un acto denigrante y es una violación a los derechos humanos", dijo Cuevas.