•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Con cadenas en las manos, pies y cuello, las autoridades penitenciarias mantienen en una celda de máxima seguridad a Juan Bautista Guevara, el profesor de Ticuantepe capturado bajo acusaciones de tenencia ilegal de armas y entorpecimiento de servicios público, por participar en las protestas y regalar víveres a quienes participaron en los tranques, denunció su esposa Norma Chávez.

 ​La UE pide liberar a manifestantes en Nicaragua

La denuncia fue presentada por Chávez en la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH). Guevara se encuentra en prisión desde el 4 de septiembre, fue presentado por la Policía hasta el 20 del mismo mes, a pesar de que la ley manda remitir los detenidos a un juez en un plazo máximo de 48 horas, desde el momento de la detención.

“Logré verlo cuando lo trasladaron al sistema (penitenciario) y el jueves en los juzgados, cuando pude hablar con él. Me dijo que está aislado, lo han maltratado sicológicamente, lo tienen en un lugar donde no le entra luz y está solo. Lo encadenan del cuello, las manos y los pies. Incluso ayer, en la sala de juicio, no querían quitarle las esposas para firmar el acta”, afirmó Chávez.

 Alcalde testificará contra hombre que lo salvó

Pablo Cuevas, abogado de la CPDH, señaló que este organismo lleva la defensa de Juan Bautista Guevara, quien se retiró de la docencia al ser despedido por el Ministerio de Educación por su posición crítica al Gobierno.

Explicó que pudieron entrevistarse con el procesado durante la audiencia, ya que el Sistema Penitenciario Nacional (SPN) no permite que el abogado y su defendido puedan hablar, violando los derechos constitucionales y procesales.

Golpeado en interrogatorios

“Bautista nos refiere que desde el inicio hubo tortura, sacándolo de las celdas de El Chipote hasta ocho veces al día y durante los interrogatorios era golpeado en las costillas. El objetivo era que dijera quién supuestamente los financiaba y diera los nombres de los dirigentes de las protestas o para inculpar a personas y le pusieron videos para que señalara a los líderes de las protestas”, dijo Cuevas.

Ante la negativa de inculpar a inocentes o hablar de un supuesto complot, el profesor era sometido a torturas, según Cuevas.

 Sigue “desfile” de acusados por terrorismo

El abogado afirmó que también era torturado sicológicamente, ya que lo amenazaban con hacerles daño a su esposa y sus hijas. Le mostraron fotos asegurándole que sabían donde vivía, por donde se movilizaba su esposa y donde estudiaban sus hijas.

“Al trasladarlo a La Modelo, lo internaron en la galería de máxima seguridad, conocida como la 300, donde lo tratan menos que un ser humano, porque no se le puede mantener con cadenas, pero así lo tienen”, dijo Cuevas.

El abogado señaló que a Bautista Guevara lo mantuvieron detenido 25 días sin ser llevado ante un juez, violando las normas procesales que indican que no puede estar detenido más de 48 horas sin ser acusado.

“Igualmente en el expediente no rola la orden de detención, quedando demostrado que el caso está viciado y la detención es ilegal. En estos casos automáticamente debió declarar el caso como nulo, pero se rechazó el argumento de la defensa”, aseguró Cuevas.