•  |
  •  |
  • END

La Red de Mujeres Contra la Violencia consideró pertinente que el Ministerio Público investigue más a fondo el caso de la niña que se suicidó en el Colegio Dinamarca, de Ciudad Sandino, ya que detrás hay razones fuertes como para que una chavala de 14 años se quite la vida, y que las Consejerías Escolares dejaron pasar.

Fátima Millón, perteneciente a la Red de Mujeres contra la Violencia, dijo que no es posible que este caso simplemente se archive como suicidio y se le de término.

Medidas drásticas tienen sus razones

“Es necesario que las autoridades profundicen una investigación para descubrir la razón por la cual la niña se quitó la vida. Se pueden especular muchas cosas, entre ellas situaciones que podrían ser contra los derechos de la niñez y hasta delictivas, tal como ocurre en casos similares, sin que se descubra la motivación o la mala influencia que pudo sufrir”, señaló.

Millón consideró que algo drástico debió suceder para que la niña, que según amistades y familiares era muy alegre, cambiara repentinamente y sus amenazas de suicidio se creyeran como simples bromas.

“Significa que sucedió algo grave. Hasta el momento se desconoce qué pudo ser, pero la desesperación y depresión que lleva a los extremos puede tener diversas razones y de todo tipo. De forma general, y no necesariamente en este caso, pudo ser abuso sexual, un embarazo no deseado y violencia intrafamiliar, por lo tanto se le debió realizar un examen forense detallado. Así ocurren muchos casos de feminicidio, sin que la realidad se descubra”, comentó.

Consejerías Escolares tienen muchas fallas

La representante de la Red señaló que otro elemento importante es que en determinado momento de su situación, la persona puede sentirse sola, cuando su familia y sus amistades no le toman en serio su sufrimiento.

Consideró que las Consejerías Escolares no están dando los mejores resultados, pues sostienen un sistema “familista”, haciendo terapias con toda la familia. Pero muchas actitudes en realidad no cambian por la arraigada cultura machista, y se limitan a poner una cara ante la Consejería y luego regresan al hogar igual o cambiando el sistema de agresión física al maltrato psicológico.