•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes de 43 organizaciones civiles y políticas firmaron este jueves un manifiesto denominado Unidad Nacional Azul y Blanco, comprometiéndose a coordinar acciones para mantener las protestas cívicas.

La agrupación insiste al Gobierno de Nicaragua que dialogue para darle una salida pacífica a la crisis sociopolítica y económica mediante elecciones adelantadas.

 Lanzan nuevo movimiento de unidad Azul y Blanco

Tras la lectura del manifiesto, anunciaron nuevas acciones, entre ellas, una marcha para el próximo domingo y un plantón para el martes 9 de octubre.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que aglutina a grupos empresariales y gremiales, es una de las organizaciones firmantes del manifiesto y se mantendrá como delegada para el diálogo con el Gobierno, en caso este se reactive, indica el acuerdo que hizo con otras 42 organizaciones para formar la Unidad Nacional.

“Se trata de muchas organi-zaciones, de las cuales la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia es una de ellas, y dentro de la Alianza está el sector privado. Es la instancia en el diálogo nacional y eso se reconoce en este comunicado de unión”, explicó Juan Sebastián Chamorro, director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Diálogo con garantes

La primera demanda de la nueva agrupación es el restablecimiento de “un diálogo nacional para acordar los términos y condiciones de la transición democrática”.

Los movimientos que forman la Unidad Nacional Azul y Blanco consideran que el diálogo debe continuar, con la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) como mediadora y testigo, y con garantes internacionales.

 Manifestante aparece muerto

“Respaldamos a los obispos de la CEN como mediadores y testigos; y a la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia como representante de la sociedad nicaragüense en dicha negociación. Solicitamos como garantes a la Organización de Estados Americanos (OEA), Organización de Naciones Unidas (ONU) y Unión Europea (UE)”, expresa la Unidad Azul y Blanco en su primer pronunciamiento.

Miembros de 43 organizaciones y movimientos leyeron una procluma por la democracia y la justicia en Nicaragua.

Chamorro dijo que “este es un acuerdo de unidad, y no solo sectorial, sino territorial; la mesa del dialogo se contempla como solución para la crisis y la Alianza Cívica es la que está para hacer ese trabajo”.

El sector privado continuará haciendo acciones para generar un cambio, “recordemos a todas estas personas: más de 350,000 que han perdido su empleo, hoy no tienen cómo poner pan en la mesa; esa es responsabilidad del sector privado, que está en esta mesa para exigir la solución dialogada, negociada, para que esta crisis que también es económica, no se siga dando”, enfatizó Chamorro.

Destacó que las dificultades “sociopolíticas y económicas tienen la gravedad suficiente para que las autoridades reflexionen sobre la importancia de sentarse en la mesa del diálogo; no hay intimidación alguna, estamos luchando para que aquí se genere una solución pacífica a través de elecciones anticipadas”.

Lo partidario

El Nuevo Diario consultó a Michael Healy, un representante del sector privado en la Alianza Cívica, sobre cómo afectaría a las organizaciones gremiales la incorporación de esta Alianza en una organización partidaria, como la formada este jueves porque en ella están algunos partidos.

 CIDH: Nicaragua va a un estado de excepción

“Como miembros de Upanic, somos miembros de la Alianza Cívica, la cual está designada para el Dialogo Nacional. Nosotros como empresarios apoyamos toda esta movilización, pero va a haber un momento en que los empresarios privados van a tomar su decisión de continuar en la parte política”, respondió.

“Al final de cuentas, eso no es ahorita. La idea de esta gran alianza es que nos articulemos por la democratización y la justicia de Nicaragua. Vamos paso a paso y veremos qué pasa en el futuro. El problema de Nicaragua es político, no económico. Todo mundo se une para aportar a la solución de este problema político. A partir de eso vamos a seguir trabajando en varias cosas”, explicó Healy.

¿Cómo la partidización les puede afectar como gremio?, le preguntamos.

“Nosotros hemos estado metidos en el dialogo, eso ha sido un dialogo político. No veo la diferencia. De nada te sirve que ataqués y solucionés el problema económico ahora si en seis o siete meses se vuelve a arreciar esto y se vuelve a desbaratar el trabajo que hicimos. Hay que arreglar el problema de fondo y este es político.

Arreglando este problema, se arregla el problema económico. Las cámaras del Cosep y toda la empresa privada está de acuerdo en esa línea, de que tenemos que solucionar el problema político para poder entrarle al problema económico”, dijo Healy, quien es presidente de Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic).

Dado que los gremios empre-sariales nunca han participado en partidos políticos, una inquietud de algunos afiliados es cómo harán para que esto no afecte las actividades e intereses de los directivos de las empresas que representan.

 Universitarios de Nicaragua advierten que seguirán protestando contra el Gobierno

“Las cámaras no son miembros de partidos políticos, pero los miembros de las cámaras sí pueden ser. Cosep, Upanic y otros no son movimientos políticos, son movimientos gremiales, pero sus agremiados sí participan en el día a día de la política”, afirmó Healy.

¿No ve usted consecuencias para las cámaras, si sus líderes participan en una organización partidaria?

“No debería haber, porque Upanic no es la que está metida, el que está metido soy yo, Michael Healy. Pero, al final de cuentas los agremiados sí podemos ser políticos; las asociaciones no son políticas”.

¿Cuáles son los límites de la participación de su organización en esta nueva alianza con movimientos partidarios?

“No hay límites. Todos somos iguales y por eso se está haciendo de esta manera, porque nadie va a estar arriba del otro. La idea es que todos trabajemos en pro de Nicaragua. Todo mundo es un líder, no hay un único líder”, dijo Healy.

Sin fin electoral

José Antonio Peraza, director del Movimiento por Nicaragua, dijo que su organización será un apoyo para que la Alianza Cívica continúe en el diálogo.

“Nosotros somos apoyo y parte (de la Unidad Nacional), no vamos a negar la beligerancia ni las acciones de la Alianza Cívica, no hay contradicción”, afirmó Peraza.

Hayde Castillo, presidenta del Instituto de Liderazgo de las Segovias y firmante de  la Unidad Azul y Blanco, expresó que “si la Alianza Cívica ha estado ya sentada en ese diálogo, creemos que debe darle continuidad, creemos que tenemos que sumar, contribuir para que ese diálogo sea más fuerte”.