•  |
  •  |
  • END

Estelí

El Vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Juan Abelardo Mata, declaró ayer en esta ciudad que el tema de los armados “es una bomba de tiempo”, y que espera no le estalle en las manos al gobierno por el simple hecho de no querer a ver a tiempo los problemas.

El obispo se refirió así a las últimas declaraciones del presidente Ortega, cuando señaló que está seguro que en el país no hay grupos armados.

A esto, Mata dijo que los obispos siguen haciendo votos “para no ser profetas de mal agüero”.

“No es cerrando los ojos ante una realidad que va surgiendo que se enfrenta esto; no es esperando hasta que haya derramamiento de sangre para atender los problemas, eso sería ser insensato” añadió.

Reiteró que la responsabilidad de los obispos ha sido “elevar la voz por aquellos que están sintiendo en carne propia la problemática y de una manera desesperada. “Yo les digo a ellos mismos, cara a cara, que tomar las armas no es el camino más adecuado”, señaló

Detalla conducta de armados
Reiteró que en Las Segovias los grupos armados son una realidad, y que ello está sustentado en los testimonios de campesinos humildes que “de forma sincera ven que se les viene encima un problema sobre el otro.

Hemos pedido al Ejército, que es el que tiene tal responsabilidad, que baje con su gente realmente al terreno. Ya les dimos las pistas”.

El obispo asegura que los armados habitan en ciertos lugares y dicen: “Nos hemos armado” y han amenazado directamente a algunos funcionarios de gobierno. “Yo creo que más claro no canta un gallo. Hago votos que no sea por pasar cuentas (matar o mandar a la cárcel) a quien se expresa así, sino porque se atienda la problemática, para que se atienda el problema”.

Sobre el diálogo

Sobre el diálogo, el obispo dice que si existe un diálogo con franqueza y sin el ánimo de darse publicidad o utilizar a los obispos, sería bueno y no importa que el gobierno solo lo haga con monseñor Leopoldo José Brenes.

Mata Guevara comentó así las últimas declaraciones del presidente Daniel Ortega, cuando dijo que las conversaciones las haría el gobierno a nivel de la alta jerarquía de la Iglesia Católica.

“Estoy naturalmente alegre” dijo, y a renglón seguido comentó: ¿Qué importa que sea de cabeza a cabeza”? Que sea el señor Presidente o el secretario oficial de la Conferencia Episcopal o el secretario ejecutivo, sea quien fuere, lo importante es que se establezcan los puentes y que se pueda dialogar, acotó.

Se ríe de los “piratas”

Sobre los “piratas” electrónicos, “pues yo en realidad no sé, dicen que son unos periodistas de ustedes, tal vez…” y soltó carcajadas.

“Raro eso que sean los periodistas. Bueno, creo que hay muchas afirmaciones, siento que son dichas con precipitación”, agregó.

Luego señaló que la persona que lo dijo tiene tanta autoridad (el Presidente de la República y su esposa) no pueden estar atizando más el fuego. “Mejor que investiguen, que esperen y que vean a ciencia cierta si es cierto o no para no afectar a gente inocente”, recomendó.

Sobre este tema dijo que la Iglesia siempre ha estado abierta a perdonar todas las alusiones que se hacen, “pero todo perdón exige una responsabilidad. No es perdonar por perdonar, si yo acuso de haber robado, como sacerdote no le puedo decir, va pues, quedás perdonado y trata de resarcir el daño que has hecho”.

Sobre violencia en el campo

El obispo Mata lamentó el doble asesinato de dos familiares a manos de otro familiar en el municipio de San Nicolás, por problemas de tierra.

Dijo que varias familias que están en Tipitapa (el antiguo Timal) acusan al gobierno de que las metieron como ganado para ocupar un lugar, pero luego ni siquiera pueden sembrar una planta de maíz.

“La gente se siente defraudada por el gobierno y luego sacada de sus tierras, porque resulta que la tierra que les dieron no era legal, que pertenecía a otros y que el Estado no la puede comprar. Pienso que se deben dar soluciones reales y no engañarla ni postergarle lo que se debe hacer ya”, subrayó.