•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El canciller de Bélgica, Didier Reynders, dijo este viernes que espera la “liberación lo antes posible” de la estudiante belga-nicaragüense Amaya Coppens, quien se encuentra detenida y acusada de terrorismo tras liderar las protestas contra el Gobierno de Nicaragua en la ciudad de León.

 Amaya Coppens es acusada de siete delitos

“Nuestra cónsul la visitó ya dos veces en prisión. Vamos a continuar con ello y esperemos avanzar hacia una liberación lo antes posible”, dijo Reynders a la AFP en Innsbruck (Austria), donde participa en una reunión de ministros europeos sobre comercio.

Amaya, de 24 años, es procesada por supuestamente cometer tres secuestros simples, actos de terrorismo, lesiones sicológicas leves, portación ilegal de armas y entorpecimiento de servicios públicos.

La Policía acusa a esta estudiante de quinto año de Medicina de estar entre quienes dirigieron las barricadas de manifestantes e incendiaron una instalación en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-León).

Su padre, Frédéric Coppens rechaza todas las acusaciones y asegura que cuando la detuvieron, su hija fue llevada a la casa del partido gobernante, Frente Sandinista (FSLN), en León donde fue golpeada por encapuchados. “Amaya es una presa política y está en un juicio eminentemente político”, asegura el ciudadano belga residente en Nicaragua.

 “Mi hija es una presa política”

El papá de la estudiante asegura que las declaraciones del canciller de su país representan una “mayor presión” contra el Gobierno de Nicaragua y también espera que sea sobreseída.

Coppens estudia Medicina en la UNAN-León.

“Que hasta cierto punto, al Gobierno le resulta más incómodo tener a mi hija en la cárcel que afuera, porque hay una presión política internacional muy fuerte por el caso”, dijo Coppens hace días en una entrevista con El Nuevo Diario.

Tamara Zamora, mamá de Amaya, dice que el interés de las autoridades belgas en el caso de su hija ha tenido un efecto positivo en cuanto a que no ha sido maltratada. El próximo jueves 11 de octubre está programada la próxima visita a la joven universitaria.

Contacto con autoridades

El canciller belga, Didier Reynders, conversó sobre el caso con el secretario de la Presidencia nicaragüense, Paul Oquist, el pasado lunes en Nueva York al margen de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

 Denuncian arresto en León de protestante Amaya Eva Coppens

Como resultado, las autoridades belgas lograron “un contacto consular” en Nicaragua. La embajada belga en Panamá es competente para este país centroamericano, e “incluso con Amaya”, agregó Reynders, precisando que siguen el proceso judicial en el país, donde habrá “una segunda audiencia”.

Coppens estudia Medicina en la UNAN-León.

El pasado martes la Unión Europea (UE) urgió al Gobierno de Nicaragua a “poner fin al uso desproporcionado de la fuerza” y a “liberar a los manifestantes pacíficos” tras cinco meses de protestas sociales en el país.

“La situación en el país sigue siendo motivo de grave preocupación para la UE”, indicó la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en una declaración en nombre de los 28 países del bloque continental.