•  |
  •  |
  • END

Redacción Central

La fragata francesa Prairial partió el pasado martes de Nicaragua con rumbo a Panamá, luego de permanecer durante una semana en el puerto de Corinto, en el departamento de Chinandega.

De acuerdo con un comunicado de la Embajada de Francia en Nicaragua, la escala de la nave y su delegación de marineros, ampliamente cubierta por los medios de comunicación del país, fue un éxito.

“La Embajada de Francia, la Misión Militar y el Comandante del Prairial desean agradecer profunda y calurosamente a las Fuerzas Armadas de Nicaragua, y en particular a la Fuerza Naval y a la Alcaldía de Corinto, por el apoyo brindado para la preparación y el desarrollo de esta actividad de cooperación que contribuyó, sin duda alguna, a fortalecer las relaciones franco-nicaragüenses”, decía el comunicado.

La fragata de vigilancia hizo escala en Corinto, como una visita que se sitúa bajo la conmemoración del treinta aniversario de la creación del Ejército de Nicaragua.

La misión militar francesa estuvo conducida por el Capitán de Navío Luc Pagès, en las aguas internacionales del Pacífico en América Latina, y se inscribe en el marco de la misión de presencia, de salvaguarda marítima y de cooperación con los países ribereños del Pacífico, que incluyen a Nicaragua, Panamá, Ecuador, Perú y Chile.

Las puertas del barco estuvieron abiertas al público civil, la delegación francesa realizó visitas a sitios turísticos e históricos del Pacífico, y entregaron medicinas y ayuda a alcaldías y organizaciones humanitarias nicaragüenses.