•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El crucero "Zaandam", que tenía previsto llegar este sábado al Puerto de Corinto, en el océano Pacífico de Nicaragua, no pudo atracar por las intensas lluvias, informó hoy la vicepresidenta del país, Rosario Murillo.

"El crucero Zaandam no pudo atracar esta mañana, precisamente por esta afectación climática severa que tenemos", dijo Murillo, también primera dama, a través de medios oficiales.

Explicó que "las olas estaban altísimas" y, por tanto, el capitán del crucero "consideró más prudente no atracar y navegó directo hacia Panamá".

Murillo, reportó también a un pescador desaparecido cuando faenaba en la zona de Mechapa. Sostuvo que, a pesar de las advertencias de no navegar por el fuerte oleaje causado por las lluvias, salieron embarcaciones pesqueras pequeñas este sábado y una se dio vuelta, donde viajaba el hombre.

Nicaragua activó este viernes una alerta amarilla, debido a las lluvias persistentes causadas por bajas presiones en el mar Caribe y océano Pacífico.

Nicaragua espera que al menos 70 cruceros turísticos arriben a los puertos del país en la nueva temporada, que fue inaugurada el miércoles pasado de manera oficial, en el puerto de San Juan del Sur, en la costa Pacífico.

La nueva temporada de cruceros, correspondiente al ciclo 2018-2019, despegó este miércoles con el arribo del buque Island Princess, en el que viajaron unos 3.000 turistas, según el Ejecutivo.

Los 70 cruceros que Nicaragua espera en esta nueva temporada es número menor a los 82 que el país programó para el ciclo pasado, 2017-2018.

El Gobierno no explicó la reducción de las proyecciones, sin embargo, desde abril pasado Nicaragua vive una crisis sociopolítica, que ha dejado entre 322 y 512 muertos, principalmente en protestas contra el presidente Daniel Ortega, según organizaciones humanitarias.

La cantidad de cruceros que llegó en la temporada pasada a Nicaragua no fue divulgada por el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur).

La industria turística ha sido una de las más afectadas por la crisis, que ha visto cómo las compañías aéreas reducen o cancelan sus vuelos a Nicaragua, a la vez que hoteles y restaurantes han debido cerrar o atender a medias, según la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur).

En septiembre pasado el Banco Central de Nicaragua (BCN) informó que desde el inicio de la crisis los turistas gastan diario un promedio 8 dólares menos que antes del estallido social, para ubicarse en 37,7 dólares por día.

En días recientes el Gobierno nicaragüense comunicó que la industria turística ha perdido 231 millones de dólares como producto de la crisis.

El turismo internacional dejó a Nicaragua ingresos por unos 700 millones de dólares en 2017, un 9 por ciento más que los 642,1 millones de dólares captados durante 2016, según cifras oficiales.

Nicaragua, que hasta abril era considerado uno de los países más seguros de Latinoamérica, esperaba que su economía creciera entre un 4.5 por ciento y un 5 por ciento en 2018, sin embargo, el BCN bajó las perspectivas hasta un 1 por ciento, como resultado de la crisis.