Luis Galeano
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente de la Contraloría General de la República, CGR, Guillermo Argüello Poessy, sostuvo que en esa entidad no existe documento que demuestre que el presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas, rindió su declaración de probidad en el año 2005, a pesar que éste último se presentó hoy a dejarles una copia de la constancia de recibido de esa información, así como una copia de la rendición de patrimonio de hace cuatro años atrás.

“En la documentación que tenemos en la CGR no se encuentra esa declaración de probidad que, según el presidente del CSE, presentó en su oportunidad cumpliendo con la Ley de Probidad”, informó Argüello minutos después que Rivas se reunió con los colegiados y les dejó copia de los documentos citados.

El contralor destacó que “lo importante es que tenemos la copia (de la declaración) y ahora sí podemos realizar la verificación y no quiero especular sobre cómo fue que apareció, lo único que puede decir es que aquí no está”. Argüello Poessy indicó que el director de Probidad de la Contraloría, le confirmó que la firma que aparece en el documento presentado por el titular del CSE, es la suya, pero que no han verificado con el consecutivo cronológico de la documentación de la CGR si se trata de un documento legítimo del ente fiscalizador.

Añadió que en 10 años que tiene de estar en la Contraloría nunca ha sabido de pérdida de documentos, ni de documentos traspapelados, por lo que descartó que sea en la CGR que se haya originado el problema.

Hay que explicar de dónde salen las fortunas
Aclaró que los servidores públicos están en la obligación de acuerdo a la ley de informar a la CGR sobre cambios significativos en sus bienes, su esposa e hijos; y que por tanto verán si al verificar los documentos presentados por Rivas, hay alguna información extra sobre alguna modificación en su patrimonio. “Si heredé a una tía rica, un abuelo rico o me saqué la lotería de la Florida, es mi obligación como servidor público actualizar esa información ante esta Contraloría, todo con la debida documentación”, aseveró Argüello Poessy.

El contralor presidente negó que exista de su parte una intención política en su denuncia pública relacionada a que Rivas no había cumplido con la ley y que si fuese así “hace rato hubiese filtrado la del año 2000”. A la vez negó interés en desprestigiarlo y que sea enemigo de Rivas, “porque nos saludamos afectuosamente y fue de parte de los dos y a estas alturas de mi vida, lo mejor es estar con Dios y con los hombres”.

Explicó que la CGR no tiene facultades para indagar sobre el delito de enriquecimiento ilícito, pero advirtió que si durante la verificación de la declaración de probidad de Rivas se encontraran con “cosas no muy normales”, remitirían el caso a la Fiscalía que si tiene facultades para investigar el citado delito.