• Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Con lágrimas corriendo sobre sus mejillas, golpeadas por los años Nora Hernández aún no pierde las esperanzas de encontrar a su nieta Diana Raquel Hernández, de 12 años, que desapareció el 25 de mayo, en medio de la crisis sociopolítica del país, sin que las autoridades hayan encontrado un indicio de su paradero.

Hoy, lunes, es el día número 133 desde que la niña salió de su vivienda en el anexo del barrio La Primavera y no se le vio más, mientras que las autoridades encargadas no han informado nada al respecto.

“No he logrado nada. Lastimosamente hay gente que juega con el sentimiento de dolor de uno. En Managua es donde he andado buscándola. En la rotonda La Virgen decían que era ella, fuimos, pero no. Luego que estaba en el mercado Oriental oliendo pegamento, pero nada de eso. Hubo alguien cruel que incluso me dijo: ‘A tu nieta ya la violaron’. Pero sea lo que le haya pasado ella es mi nieta y a como sea o a como esté, siempre tiene un lugar con su familia”, dijo la señora Hernández.

Otras falsas noticias le decían que estaba en la zona del antiguo cine Colonial, a las 2:00 a.m.

Indicó que tiene que ser precavida cuando le dicen que está en tal lugar (la nieta), ya que no se sabe la verdadera intención de las personas que hacen llamados falsos.

“Todo el mundo la mira, menos su familia. No jueguen con uno, es doloroso para su mamá y para mí. Si la miran y la identifican que la agarren y la lleven a la policía o a los canales”, fue la desesperada petición de la abuela a quien pueden contactar al número 7731-8329. Dijo que no es una persona pudiente ya que su trabajo es de lavado y planchado, pero agradecerá mucho que le puedan dar una información positiva.

Hernández comentó que el dolor es grande por no conocer el paradero de su nietecita. Ya que si un familiar se muere uno sabe dónde está, pero en el caso de su niña no se sabe qué le pasó o qué le están haciendo.

El abogado del Cenidh, Braulio Abarca, dijo que han acompañado a la familia en la búsqueda de la niña en las delegaciones policiales, hospitales y Medicina Legal, infructuosamente.

“La situación la pusimos en conocimiento de la Oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos y los familiares se reunieron con sus representantes y con los del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua, también ante la Relatoría Especial de los Derechos de la Niñez. Esto porque es lamentable que la Policía no haya dado con, al menos, una pista sobre el paradero de la niña de 12 años”, dijo el licenciado Abarca.