•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un informe de llamadas telefónicas entre siete jóvenes universitarios, a quienes la Fiscalía les imputa cuatro delitos por haber participado en los tranques antigubernamentales en León, será presentado como prueba en el juicio programado para el próximo 4 de diciembre.

Los universitarios acusados son Christopher Nahiroby Olivas, Byron Corea Espinoza, Yaritza Rostrán Mairena, Víctor Obando Valverde, Luis Hernández Guido, Luis Artola Rugama y Juan Pablo Alvarado Martínez. Este último todavía no ha sido apresado.

El Ministerio Público pidió una audiencia de ampliación de prueba que fue aceptada por el Juez Quinto Distrito Penal de Audiencia de Managua, Julio César Arias, este jueves.

La Fiscalía acusa a los jóvenes universitarios leoneses, de cuatro delitos graves.

La Fiscalía atribuye a los siete jóvenes leoneses los delitos de secuestro extorsivo, obstrucción de servicios públicos, robo con intimidación agravado y robo con violencia agravado.

Las presuntas víctimas de robo agravado y secuestro simple son policías y supuestos miembros de la Juventud Sandinista en León.

Defensores protestan

La aceptación de ampliación de pruebas fue rechazada por las abogadas defensoras Yonarquis Martínez y Karla Sequeira, esta última de la Comisión Permanente de Derechos Humanos. Las litigantes alegaron que la ampliación presentada por la Fiscalía no constituye “prueba nueva o sobrevenida”.

Junto con el informe, la Fiscalía presentará en el juicio contra los siete imputados, la información que la Policía extrajo de los teléfonos celulares de los siete jóvenes universitarios. Entre la información extraída están mensajes de texto, fotografías, videos  y correos electrónicos.

Para convalidar la extracción de esta información, la Fiscalía también ofreció como prueba documental la orden emitida por un juez de la capital que autoriza a la Policía a hurgar en los aparatos de telefonía celular de los imputados.

En el caso de Christopher Nahiroby Olivas y Byron Corea, ellos tienen pendientes un segundo juicio por los delitos de terrorismo, asesinato agravado, daño agravado y uso de armas restringidas.