•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Kevin K. Sullivan, confirmado este viernes por el Senado estadounidense como el nuevo embajador en Nicaragua, es experto en comercio y un defensor de los derechos humanos de trayectoria.

Su último cargo fue de segundo representante de EE. UU. en la Organización de Estados Americanos (OEA), pero antes fue Jefe de Misión Adjunto y Encargado de Negocios en Argentina y Jefe de Misión Adjunto en Malawi.

Tiene amplia experiencia en temas de comercio, inversiones, derechos humanos y desarrollo. Además, ha fungido en seis misiones diplomáticas fuera de EE. UU.

Sullivan, quien tiene 54 años y habla perfecto español, destacó en Etiopía como defensor de los derechos humanos y un promotor de un diálogo constructivo en temas de desarrollo.

Cuando compareció ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, el pasado 22 de agosto, dijo que cuando llegue a Managua instará al gobierno nicaragüense “a que cese toda violencia e intimidación y libere a los manifestantes detenidos arbitrariamente”.

Apoya a la Iglesia

Tras ser nominado por el presidente Donald Trump para desempeñar este cargo diplomático, manifestó su firme apoyo al papel de la Iglesia católica “y sus valientes esfuerzos para mediar en una resolución pacífica” en Nicaragua.

“Me aseguraré de que el Gobierno de EE. UU. mantenga un contacto regular y apoye a una amplia gama de grupos de la sociedad civil nicaragüense y defensores de los derechos humanos. También transmitiré la opinión de esta Administración de que cada nicaragüense merece un gobierno que defienda y proteja sus derechos humanos y libertades fundamentales, y respete el estado de derecho, declaró Sullivan. 

También expresó que “las soluciones sostenibles solo pueden encontrarse con elecciones anticipadas y justas, con observación internacional, para que los nicaragüenses puedan decidir libremente el destino de su país”.

Sullivan reconoció en agosto que Nicaragua, antes de la crisis desatada en abril, había tenido una década de crecimiento económico que superó a la región, pero sigue siendo el segundo país más pobre del hemisferio occidental. 

- Kevin Sullivan, al centro, junto al secretario general de la OEA, Luis Almagro. Archivo/END -

“Los prometedores estudiantes universitarios de Nicaragua no son terroristas, sino que representan el motor capaz de conducir a su país hacia un futuro más próspero. Solo pueden hacerlo si pueden desarrollar sus sueños y talentos de forma segura y libre en su propio país”, agregó.

EE. UU. sigue siendo el principal socio de Nicaragua

El principal socio comercial de Nicaragua es EE. UU. y entre ambos países hay un Tratado de Libre Comercio (DR-CAFTA), que incluye al resto de la región centroamericana y República Dominicana. 

Entre enero y junio de este año, Nicaragua importó de Estados Unidos US$803.01 millones, equivalentes al 27% de los US$2,888.34 millones totales, según cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN). EE. UU., en cambio, es destino del 42.4% de las exportaciones de Nicaragua, indican los datos de los primeros siete meses de 2018, con un valor equivale a US$682.03 millones. 

Las inversiones de EE. UU. en Nicaragua ascendieron en 2016 a US$190.8 millones. Según la Guía del Inversionista Doing Business in Nicaragua 2017-2018, estas representan el 13% del total.

Kevin K. Sullivan tiene amplia experiencia en temas de comercio, inversiones, derechos humanos y desarrollo.  EFE\END

En 2017, EE. UU. fue también el principal donante bilateral de Nicaragua, su aporte se cuantificó en US$34.2 millones. Estos fondos se canalizaron al país a través del sector privado nicaragüense, según refiere el Informe de Cooperación Externa del BCN.

Las donaciones de EE. UU. al sector privado son sobrepasadas únicamente por cooperantes multilaterales, como el BCIE que aportó US$73.8 millones en 2017 y por la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial  (US$46.5 millones), de las cuales también es su principal financiador. 

Nicaragua y EE. UU. igual están vinculados a través de la migración. El 56.3% (US$209.1 millones) de las remesas que percibió el país durante el primer semestre de este año llegaron de la nación norteamericana.