• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Un día antes de que se realice en Managua la primera marcha nacional contra el gobierno convocada por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), la Policía emitió una nota de prensa advirtiendo que “no se permitirá ninguna actividad sin la correspondiente autorización y cobertura policial” y que tomará “todas las medidas necesarias para mantener la seguridad y el orden público”.

“La Policía ratifica que ninguna actividad puede realizarse sin la correspondiente autorización y cobertura policial a fin de no afectar la vida social, económica, comercial, financiera, religiosa y de recreación del pueblo nicaragüense”, informó la institución.

Según la Policía, la disposición está dentro del marco de las funciones establecidas en la Constitución Política y la Ley No. 872 de la Policía Nacional.

Sin embargo, el artículo 53 de la Constitución Política estable que “se reconoce el derecho a reunión pacífica; el ejercicio de este derecho no requiere permiso previo”.

La Policía dice que “cumple con su deber constitucional de garantizar la seguridad y tranquilidad de las familias nicaragüenses y reitera que no se permitirán manifestaciones o movilizaciones en la vía pública que no cuenten con el debido permiso”.

El cardenal Leopoldo Brenes dijo este sábado, al concluir la misa en honor a la canonización de monseñor Óscar Arnulfo Romero, que es importante permitir las marchas.

“Creo que es importante que se puedan permitir (las marchas), sobre todo cuando son pacíficas y sin violencia; invitaría a que se respete y se dé la oportunidad sobre todo cuando son cívicas y sin violencia, son positivas”, expresó el cardenal al ser consultado al respecto.

“He visto muchas (marchas) que son pacíficas, en algunas he visto tensiones propias de la emoción que se dan dentro de estas y ojalá que sí podamos ir creciendo en la cultura de la paz; el diálogo es la salida”, comentó el prelado

Marcha se mantiene

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) convocó para este domingo a una marcha contra el Gobierno que estaba prevista a realizarse el pasado domingo y fue reprogramada debido a las lluvias.

Pese a la advertencia policial, los organizadores de la marcha no la suspendieron y aseguraron que se mantiene.

El inicio de la protesta está previsto a las 10:00 a.m. El punto de reunión será la rotonda Jean Paul Genie y se prevé que finalice en la rotonda de Metrocentro, en Managua.

“El artículo 53 y 54 de la Constitución Política nos faculta para poder marchar libres y pacíficamente, vamos a hacer uso de nuestra constitución. No puede estar encima de la Constitución un comunicado de la Policía. La respuesta está en el pueblo”, dijo Freddy Navas, miembro del movimiento campesino que forma parte de la Unidad Nacional Azul y Blanco.

Informó que este domingo van a “hacer uso de los artículos de la Constitución, como miembros de la Alianza Cívica vamos a estar a la expectativa de la coordinación de la marcha: el domingo pasado se suspendió por la cuestión de la lluvia, pero ante la violación de nuestros derechos constitucionales, creo que los vamos a hacer prevalecer”.

Esta es la primera manifestación a la que convoca la UNAB, luego de que el pasado 28 de septiembre la Policía declarara “ilegales” las marchas contra el Gobierno.

“La Policía Nacional reitera, que ante cualquier alteración o amenaza a la tranquilidad, el trabajo, la vida, y a los derechos de las personas, familias y comunidades, serán responsables y responderán ante la justicia, las personas y organismos que convocan a estos desplazamientos ilegales desde los cuales se han promovido y se intenta promover acciones delictivas, destructivas y criminales”, declaró la institución el 28 de septiembre pasado.

CIDH condena

La declaratoria de ilegalidad a las marchas opositoras ha sido condenada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Las limitaciones generales al ejercicio del derecho de las personas a la protesta social manifestadas en la nota de la Policía Nacional son en sí mismos innecesarios, desproporcionados y violan los estándares interamericanos de derechos humanos”, dijo la relatora de la CIDH para Nicaragua, comisionada Antonia Urrejola.

La CIDH considera que impedir las marchas opositoras, “implica una limitación arbitraria del derecho a la protesta social y por ello vulnera los estándares internacionales de derechos humanos”.

Al respecto, la Comisión recordó que “en democracia, los Estados deben actuar sobre la base de la licitud de las protestas o manifestaciones públicas y bajo el supuesto de que no constituyen una amenaza al orden público”.

Ortega acusa a manifestantes

El presidente Daniel Ortega criticó este sábado los propósitos de las marchas organizadas por la oposición, afirmando que en estas se busca un “baño de sangre” para el país, además de acusarles de recibir financiamiento del gobierno de Estados Unidos para “destruir” el país.
“Siguen llamando a realizar marchas y no por la paz, sino para buscar sangre”, dijo el mandatario nicaragüense, en un discurso durante una manifestación sandinista en Managua.

Según la Policía, la disposición está dentro del marco de las funciones establecidas en la Constitución Política y la Ley No. 872 de la Policía Nacional.

“Los que no quieren la paz, los que viven arrodillados frente al yanqui mendigándole para que les dé más financiamiento, para hacer el mal aquí en Nicaragua, para que le haga daño al pueblo nicaragüense y buscando cómo organizar marchas para bañar de sangre nuestra patria”, dijo Ortega, refiriéndose a los ciudadanos que protestan exigiendo justicia y democracia.

La manifestación pro gubernamental realizada este sábado se efectuó a propósito de la canonización del obispo salvadoreño Óscar Romero, en la que estuvo presente Carlos Ascencio, embajador de El Salvador en Nicaragua.