• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Familiares de los jóvenes Albert Quincel Bernard Monroe, de 25 años, y Guillermo Sobalvarro Oporta, de 22 años, denunciaron ayer que la orden de libertad en beneficio de ambos aún no se hace efectiva.Fluvia Monroe y Sara Maritza Oporta, madres de Bernard Monroe y Sobalvarro Oporta, señalaron que pese a que la jueza Nancy Aguirre Gudiel, titular del juzgado décimo distrito penal de juicio, emitió un veredicto de inocencia en favor de los jóvenes y ordenó la libertad inmediata, estos aún permanecen en el Sistema Penitenciario Nacional (SNP).

Ambos jóvenes estaban siendo juzgados por ser los presuntos autores de cometer robo en la vivienda del comisionado mayor Juan Valle Valle, jefe de la brigada de tránsito de Managua.No obstante, basándose en el precepto de “duda razonable”, la juez Aguirre declaró no culpables a los acusados, el pasado lunes 8 de octubre y ordenó su salida inmediata de la cárcel. Según la acusación de la Fiscalía, el robo en la casa del jefe policial ocurrió el 16 de junio de 2018, pero tanto Bernard Monroe, como Sobalvarro Oporta habían sido detenidos un día antes y estaban encarcelados en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial.

Retrasan libertad

Fluvia Monroe, mamá de Albert Bernard explicó que un día después de conocida la sentencia, la jueza Aguirre envío una carta a Venancio Alaníz Ulloa, director del SNP, no obstante, cuando ambas se presentaron el viernes pasado a la cárcel La Modelo, les informaron que al lugar no había llegado ninguna orden de libertad.“Fuimos ayer (viernes) a ver si nos los iban a entregar y nos dijeron que al Sistema Penitenciario no había llegado ningún papel en el que se decía que habían presos que iban a ser puestos en libertad”, manifestó Monroe.

Por su parte Oporta consideró como una verdadera violación a los derechos humanos en contra de su hijo la actitud de las autoridades del Sistema Penitenciario, ya que existe una sentencia firme que les absuelve del delito por el que se les estuvo juzgando.

“Inclusive el viernes que estuve por ahí, el vicealcaide me dijo que ese proceso podría demorar hasta un mes, cosa que considero una violación a los derechos humanos, porque la juez mando a libertad inmediata”, señaló Oporta.

Volverán a tribunales

Ambas mujeres indicaron que está previsto que mañana, los dos jóvenes vuelvan a ser presentados ante los tribunales capitalinos, para nuevamente escuchar la sentencia absolutoria del caso, lo que les genera ciertas dudas sobre lo que pudiera ocurrir con sus familiares.