• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

Monseñor Óscar Arnulfo Romero se convirtió la madrugada de este domingo en el primer santo centroamericano, canonizado por el Papa Francisco.

En Managua, desde en la mañana del sábado, laicos y religiosos se reunieron en el auditorio de la Catedral para realizar una jornada de cantos y charlas sobre la vida y obra de “San Romero de América”.

La jornada concluyó con una misa de Acción de Gracia oficiada por el cardenal Leopoldo Brenes, quien pidió la intercesión de San Romero de América para que en el país puedan resolverse los problemas no con las balas, sino por el diálogo.

Que “interceda por todos nuestros países, por su patria querida como es El salvador, y sin duda alguna por nosotros también en este momento, para que podamos desde la palabra de Dios, desde el evangelio, poder descubrir esos caminos, no de la violencia, no de la confrontación, no desde las balas, sino desde el diálogo”, dijo el cardenal.

Al terminar la misa, el prelado reitero que “la no violencia, la iglesia la ha venido promoviendo; hay muchos países que bajo el espíritu de Jesucristo y bajo el espíritu de Monseñor Romero queremos trabajar en contra de la violencia”.

El cardenal aseveró que Monseñor Romero es un punto muy cercano de referencia para la vida de los sacerdotes, obispos y fieles.

“Tuve la dicha de conocer de manera personal a monseñor Romero, siendo yo un joven sacerdote, en muchas ocasiones acompañé a su eminencia cardenal Miguel Obando (a El Salvador). El cardenal Obando era amigo de Romero”, relató.

Trascendental

La canonización de monseñor Óscar Arnulfo Romero se llevó a cabo a las 2 de la madrugada de este domingo (10 a.m. hora de Roma) en El Vaticano.

El rito de la canonización se realizó dentro de la misa y tras el saludo inicial se entonó el himno “Veni Creator”. Toda la ceremonia se realizó en Latín.

Posteriormente, el postulador de la Causa de los Santos se acercó y le pidió al papa Francisco la canonización de Romero y otros seis beatos; leyó las biografías y después el papa invitó a todos a hacer una oración.

Durante la misa de celebración por la canonización de Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Después se entonaron las letanías de los santos que concluyen con una oración del Pontífice e inmediatamente se sentó con la mitra (gorro ceremonial de obispo) y con la férula (bastón) en mano y pronunció la fórmula de canonización.

La ceremonia fue seguida por televisión alrededor del mundo y en El Salvador se realizaron actividades públicas para seguir los detalles del histórico evento.