•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El vocero del secretario general de las Naciones Unidas (ONU), la agencia de Naciones Unidas para las Mujeres (ONU Mujeres), Amnistía Internacional y los países sudamericanos aglutinados en el Mercado Común del Sur (MERCOSUR), se sumaron este lunes a las manifestaciones de repudio contra el operativo policial del domingo en Managua, que dejó el encarcelamiento de 38 personas que se manifestaban pacíficamente.

“Es importante, como cuestión de principio, que a la gente se le permita manifestarse libre y pacíficamente. Ese es un derecho básico”, dijo el portavoz del secretario general de la ONU,  Stéphane Dujarric, preguntado por la violenta jornada vivida el domingo en Managua. 

Dujarric dijo que António Guterres mantiene su postura sobre la “necesidad de un diálogo político inclusivo”, para resolver la situación.

Por su parte, la agencia de Naciones Unidas ONU Mujeres expresó su preocupación por la detención en Nicaragua de la activista Haydee Castillo y de otras defensoras de los derechos humanos.

“En ONU Mujeres valoramos y apoyamos la libertad de expresión y participación de las mujeres, claves para la democracia”, señaló la agencia de Naciones Unidas en un mensaje a través de su cuenta en Twitter.

Castillo fue detenida este domingo en el Aeropuerto Internacional de Managua cuando se disponía a tomar un vuelo internacional, informaron sus familiares. 

Según el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la activista, que ha participado en las protestas contra el gobierno, fue acusada del delito de “terrorismo” y enviada a la cárcel “El Chipote”, pero fue liberada este lunes.

Junto a Castillo fue detenida la líder indígena Lottie Cunningham, quien fue puesta en libertad el mismo domingo.

Amenazas cumplidas

Amnistía Internacional también condenó las detenciones cometidas por la Policía nicaragüense el domingo, asegurando que estas ponen en práctica las amenazas del Gobierno de criminalizar a toda persona que se atreva a disentir. 

“Detener a personas simplemente por salir a la calle a protestar, refleja el desapego de este Gobierno a la legalidad y los derechos humanos”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

Esta organización aseguró que ha venido documentando la detención de personas “por el simple hecho de participar en manifestaciones, o criticar públicamente al gobierno”, muchas de las cuales son líderes de movimientos sociales y estudiantiles, o representantes de múltiples sectores de la sociedad ante el Diálogo Nacional. 

“Amnistía Internacional ha podido constatar que no se encontraban en la comisión flagrante de ningún delito establecido en la ley”, señala una nota de prensa divulgada por la organización.

El Mercosur

También el Mercosur expresó su “repudio” a la acción policial en Nicaragua, señalándola de “creciente violencia” e “incompatible” con la democracia, en un comunicado divulgado por sus cancilleres reunidos en Montevideo.

El texto señala el “repudio a las acciones represivas del gobierno nicaragüense contra sus opositores y la preocupación por la detención de defensores de los derechos humanos ocurridas este domingo 14 de octubre, que representan un agravamiento de la crisis social y política que vive ese país”.

Los cancilleres Jorge Faurie (Argentina), Aloysio Nunes (Brasil), Luis Alberto Castiglioni (Paraguay) y Rodolfo Nin Novoa (Uruguay) reiteraron “su rechazo a la continua limitación de las libertades individuales que sufre el pueblo de Nicaragua y a la creciente violencia de la represión policial, incompatibles con un sistema democrático de gobierno y que han provocado un elevado número de víctimas desde el pasado mes de abril”.

Los ministros se reunieron este lunes en Uruguay, que ejerce la presidencia pro témpore del Mercosur.

Cruce con Costa Rica

El Gobierno de Nicaragua calificó como “irrespetuosas e injerencistas” las  declaraciones del presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, quien tras conocer de las detenciones a manifestantes en Managua, entre ellos un ciudadano costarricense, escribió en su cuenta de Twitter: “Profundamente preocupantes las detenciones de esta mañana en Nicaragua. La represión que está sufriendo el pueblo nicaragüense debe acabar”.

El primer tuit fue divulgado por el presidente Alvarado a las 12:43 p.m. del domingo. Luego, la Cancillería de Costa Rica publicó un tuit a las 6:21 p.m., en el cual el Gobierno de ese país llama al Gobierno de Nicaragua a “cesar la represión y las detenciones contra manifestantes en Nicaragua”.

Veinte minutos después, a las 6:21 p.m., Alvarado escribió otro tuit diciendo: “Hago un llamado urgente al cese inmediato de la represión en Nicaragua. Las detenciones y la intimidación contra medios de comunicación, estudiantes, defensores de los derechos humanos y miembros de la Iglesia católica son inaceptables”.

A las 6:22 p.m., el mandatario costarricense escribió en su cuenta de Twitter: “Se nos ha informado sobre la presunta detención del ciudadano costarricense Allan Cordero Ocón, como parte de los detenidos en la manifestación de hoy. De comprobarse la información, se acudirá inmediatamente a su auxilio en el centro penitenciario”.

Tanto los tuits del presidente Alvarado, como un pronunciamiento de la Cancillería tica, fueron motivo de una declaratoria del Gobierno de Nicaragua en la que expresó su molestia por el comunicado, cuyo contenido consideró “pretencioso e insolente”, y además las consideró como “una cortina de humo” para tapar su propia situación de crisis interna, tras un mes de protestas en el vecino país.