•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La activista de derechos humanos Haydee Castillo, denunció esta mañana ante al Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), la arbitraria detención de la que fue objeto el domingo pasado, cuando autoridades migración de Nicaragua la bajaron de un avión comercial en el aeropuerto internacional de Managua.

Castillo narró que ese día fue bajada del avión por  "dos agentes aparentemente de seguridad del avión", cuando pretendía viajar a un encuentro sobre derechos humanos a los Estados Unidos.

Posteriormente, relata, fue trasladada a las oficinas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocidas como El Chipote, donde fue sometida a constantes interrogatorios.

Castillo contó además que en la DAJ ella compartió la celda con otras diez mujeres.

Al referirse a las instalaciones físicas de El Chipote, Castillo describió que la construcción es susceptible a inundaciones y que además hay sapos en su interior.

"El piso tiene hoyos que están tapados con botellas plásticas para evitar que ingresen zorros durante las noches", relató Castillo.

La defensora de derechos humanos afirmó que durante el tiempo que estuvo en ese lugar nunca le fue explicado el por qué había sido detenida.

Además afirmó que durante los interrogatorios los oficiales le pedían las claves de su computadora y su teléfono celular.

En uno de los últimos interrogatorios, se presentaron representantes del Ministerio Público y le explicaron que el Instituto de Liderazgo de Las Segovias, organismo que ella dirige, está siendo investigado.

Haydee Castillo, directora del Instituto de Liderazgo de Las Segovias. Bismarck Picado/ END

Asimismo, una oficial de migración le notificó que tiene retención migratoria.

"Sigo siendo criminalizada por el trabajo que ha hecho mi institución, que no es más que el empoderamiento de las mujeres, construcción de casas", dijo Castillo.

La denunciante dijo que entre los derechos humanos que le infringieron destaca el nunca haber recibido una copia de la acusación que le hacen, y que tampoco tiene una copia de la retención migratoria que de forma verbal le notificó una agente de migración, ni de la investigación que se hace contra la organización que dirige.