•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Una particular protesta tiene desgastados los pintalabios y llenas de imágenes las redes sociales en Nicaragua: las mujeres, y algunos hombres, se han pintado los labios de rojo y posteado sus fotos para mostrar su disconformidad con el Gobierno.

Labios gruesos, delgados, barbudos, serios, sonrientes o sensuales, de mujeres, hombres, y hasta de animales, aparecieron pintados en Nicaragua por una súbita manifestación denominada "pico rojo".

La protesta se da en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos desde abril pasado en el marco de protestas contra el gobierno de Nicaragua.

Varios organismos humanitarios locales e internacionales responsabilizan al Gobierno de esas muertes, el cual rechaza las denuncias en su contra y dice ser víctima de un intento de golpe de Estado.

Como la mayoría de las manifestaciones contra el Gobierno, la del "pico rojo" fue espontánea, luego de que 15 mujeres capturadas por la Policía Nacional en Managua el pasado domingo, utilizaron un pintalabios para desconcertar a los agentes en un interrogatorio en la cárcel "El Chipote", denunciada como centro de torturas por organismos defensores de los derechos humanos.

La actual Miss Nicaragua. Adriana Paniagua se sumò en sus redes sociales al llamado Pico Rojo. Cortesía/END

"Yo andaba con una pintura de labios roja y se la di a todas las mujeres para que se pintaran, cuando preguntaron a qué organización pertenecíamos, respondimos que pertenecíamos a la 'Organización de Mujeres Nicaragüenses Pico Rojo'... reaccionaban desconcertados, ellos no sabían cómo actuar", dijo la dueña del pintalabios, Marlen Chow, haciendo gala de un ingenio pícaro ante las autoridades que en Nicaragua se conoce como "güegüense".

El relato de la periodista indígena, de 69 años, liberada el lunes tras 24 horas en prisión, cayó de inmediato en tierra fértil.

Berenice  Quezada, ex Miss Nicaraggua, dijo en sus redes sociales formar parte del Pico Rojo.  Cortesía/END

Tan solo minutos después, los nicaragüenses se citaron para amanecer este martes con el "pico rojo" y colgar sus fotos en las redes sociales, con un resultado aparentemente exitoso.

La burlesca manifestación también surgió como alternativa a la prohibición de la Policía Nacional de realizar manifestaciones en las calles sin su autorización, bajo amenaza de cárcel, frente al reclamo de los defensores de los derechos humanos, que citan la Constitución para asegurar que en Nicaragua no se necesita permiso para la libre movilización o reunión.